La revolución de la Davis triunfó en España y generó críticas

DEPORTES

SUSANA VERA | REUTERS

El equipo de Bruguera garantizó pistas llenas en sus sesiones, pero el eco de la fase final de Madrid fue escaso en el resto del mundo

25 nov 2019 . Actualizado a las 09:09 h.

La revolución de la Copa Davis se quedó a medias. El nuevo formato acaparó críticas y elogios. La fase final de siete días en una sede única salvó su estreno, pero no generó el terremoto mediático que se pretendía. El evento tendrá una segunda entrega en el 2020 de nuevo en Madrid, donde podría quedarse un tercer año, y de su éxito en estas primeras temproadas dependerá en gran medida la viabilidad de la fortísima inversión de Kosmos, el grupo presidido por Gerard Piqué, que puso sobre la mesa 2.500 millones para organizar el mundial masculino de tenis durante un cuarto de siglo.

El escenario

Una central espectacular, con críticas de Murray a las pistas de entrenamiento. La Caja Mágica, preparada para la ocasión con un espectacular marcador central, lució como un digno escenario para la fase final, con un estadio secundario de un aforo aceptable. Pero Murray criticó los matices: «Las pistas de entrenamiento y de burbuja son bastante diferentes con respecto al estadio principal. Es un hándicap que nos perjudica a todos los jugadores».

El formato

Demasiados países, sesiones matinales y enfrentamientos con menos público. Djokovic intentó valorar el esfuerzo de la ITF y Kosmos por relanzar la Davis, pero dirigió sus dardos a una fase final con 18 participantes, y países sin opciones reales de título. «Quizá el formato ideal está en algún punto intermedio entre éste y el antiguo. Tal vez crear un torneo élite de ocho selecciones o quizá tener una o dos semanas antes durante el año en las que los países puedan jugar en casa en los grupos clasificatorios previos». La segunda parte del razonamiento remite a la vieja atmósfera de la Davis con equipos anfitriones y un ambientazo garantizado en las gradas. Nada que ver con las sesiones matinales en la Caja Mágica, una incomodidad para el público en días laborables.