El Dakar de Alonso: expectativas versus realidad

DEPORTES

El coche de Alonso y Coma
El coche de Alonso y Coma

03 ene 2020 . Actualizado a las 05:00 h.

«Sería muy osado pensar en una victoria. Incluso Sébastien Loeb, el mejor piloto de rallys de la historia, todavía no ha conseguido el Dakar. ¡Imagínate yo, que vengo del asfalto!». Fernando Alonso se sacude la presión, con estas palabras, delante de las cámaras de RTVE. El asturiano se muestra cauto frente al desafío dakariano y por eso ha enviado un mensaje claro a la afición. Pero, por encima de la búsqueda de titulares en la prensa, sobrevuela siempre el ADN ganador del bicampeón de F1. Gane o no, Alonso no va a probar suerte al Dakar 2020, ni a vender gorras de Kimoa... Fernando ya está concentrado en Arabia Saudí para disputar la prueba de rally raid más exigente del mundo, al máximo nivel.

Y por competir podemos entender diferentes metas. Glyn Hall, el jefe del asturiano en el equipo Toyota Gazoo Racing, explicaba en una entrevista con este diario que el objetivo de la pareja Alonso-Coma es «acabar en el Top 10». Conociendo la ambición de Fernando, este desafío puede saber a poco… En su cabeza puede tener un Top 5 o, incluso, ganar alguna etapa concreta. Durante su pretemporada exprés en el mundo de los raids, hemos escuchado diferentes pronósticos de los veteranos del Dakar, desde los que opinaban que Alonso debe conformarse, simplemente, con «terminar la prueba», hasta los más optimistas. Nani Roma, por ejemplo, comentaba a LA VOZ DE ASTURIAS que «ganar el primer año es imposible». Así de tajante. Mientras que Monsieur Dakar, Stéphane Peterhansel, se aventuraba con una porra ante los medios españoles: «Fernando acabará entre los cinco primeros». 

Es difícil dibujar escenarios en una prueba con un nivel de incertidumbre tan grande como el Dakar, pero sí podemos aventurarnos y apuntar tres claves para el éxito de Alonso: fortaleza física, disciplina mental y la fiabilidad de su coche y de todo el equipo humano de Toyota Gazoo Racing.