El año de la verdad para la selección española de balonmano

Juan J. Fernández

DEPORTES

GEORGI LICOVSKI | EFE

La selección española de balonmano arranca hoy el Europeo, que reparte una plaza para los Juegos Olímpicos

09 ene 2020 . Actualizado a las 09:10 h.

El marcado carácter olímpico del deporte del balonmano establece los objetivos irrenunciables para una selección española que por historia y tradición está obligada a aspirar cuando menos a la lucha por las medallas en cualquier cita olímpica. Hace casi cuatro años sufrimos un duro mazazo con la pérdida de la plaza a manos de Suecia, con las consecuencias humanas y económicas pertinentes y con el mayor escaparate posible de este deporte minoritario cerrado por vacaciones.

Dejando atrás este gran tropiezo, tenemos que admitir que no hay nada como el gato escaldado. El seleccionador admite en cada entrevista la presencia de cierta ansiedad olímpica y que esta sensación impregna el quehacer diario. Acabamos de empezar el 2020 y no es un año cualquiera. Primero, nos encontramos con un Europeo que comienza para España hoy (20.30 horas, Teledeporte), después con un preolímpico y, esperemos, finalmente con la gran traca final de unas olimpiadas en Japón donde debemos estar por imperativo deportivo.

La cita que hoy comienza es la primera posibilidad para alcanzar el objetivo, pero estará en juego una sola plaza, la del campeón, excepto si es Dinamarca, actual campeona del mundo, que en ese caso pasaría al segundo. Somos los actuales campeones de Europa y en las últimas tres ediciones siempre alcanzamos una medalla. Sería estupendo librarse de un preolímpico y el estrés que conlleva. Luchemos por ello.