Un Raúl Entrerríos, de leyenda: «Es difícil describir lo que siento. Estoy muy feliz y orgulloso del equipo y lo que ha conseguido»

La Voz

DEPORTES

Raúl Entrerríos
Raúl Entrerríos ANDERS WIKLUND

El gijonés, capitán de la selección de balonmano, valora la gesta de los «Hispanos» tras vencer a Croacia en la final del campeonato de Europa

26 ene 2020 . Actualizado a las 19:33 h.

La selección española de balonmano ha hecho historia al revalidar el título continental que conquistó hace dos años en Zagreb, tras imponerse por 22-20 a Croacia en la final del Europeo de Suecia, Austria y Noruega, que ya ha convertidos a los Hispanos, su nombre de guerra, convertirse en un equipo de leyenda. Al frente del equipo, el capitán asturiano Raúl Entrerríos que se ha mostrado emocionado, feliz y, sobre todo, orgulloso de lo conseguido. Nadie desde los Bengan Boys, el legendario equipo sueco que encadenó los títulos continentales de 1998, 2000 y 2002, había logrado revalidar el titulo continental, ni tan siquiera los Experts, el conjunto francés que dominó el balonmano mundial en la primera década de este siglo. Este dato demuestra la magnitud de la gesta de Jordi Ribera, que han hecho historia con la máxima humildad y apelando a la fuerza del colectivo.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Entrerríos ha analizado sus sentimientos, el partido y hasta el campeonato. Este gijonés, que está a punto de cumplir 39 años y que luce el brazalete de capitán, es internacional absoluto desde 2003. En su dilatada trayectoria suma multitud de campeonatos. Fue campeón del mundo en 2005, subcampeón de Europa en 2006 y 2016 y campeón de Europa en 2018 y ahora en 2020. Con sus clubes ha obtenido nueve ligas Asobal y seis copas del rey.  Con este palmarés compite codo con codo con su hermano, Alberto Entrerríos, actual entrenador del Nantes francés y retirado de las canchas desde el 2015. Alberto, el mayor de los Entrerríos, suma dos campeonatos del mundo, (2005 y 2013). Fue subcampeón del mundo con Raúl en la selección, en el año 2006, y bronce, en el 2000. Con sus equipos suma seis ligas Asobal, tres copas del rey, tres campeonatos de Europa y un campeonato mundial de clubes

«Paciencia y consistencia en los momentos clave, y también esa pizca de suerte que hace falta». Eses el resumen que el capitán gijonés ha realizado al término del partido. «Es difícil describir lo que siento. Estoy muy feliz. Es un orgullo este equipo y lo que ha conseguido. Es un grupo que ha trabajado mucho y lo ha pasado mal por lo que todos sabemos -la no clasificación para los Juegos de Río 2016-. Ha sido muy merecido habernos metido además en los próximos Juegos de esta forma», ha explicado. «Hoy era un partido muy igualado, muy difícil de romper. Hemos tenido paciencia y consistencia en los momentos clave. Y también esa pizca de suerte que hace falta. Hemos trabajado muy bien no solo hoy, sino en todo el campeonato», ha añadido.