La Champions exprés marca un agosto con acento español

ignacio tylko

DEPORTES

MANUEL BLONDEAUAOP PRESSDP

La competición continental regresa con duelos de octavos para el Real Madrid, obligado a remontar en el Etihad, y un Barça que desconfía de sí mismo y del Nápoles

01 ago 2020 . Actualizado a las 16:59 h.

Resuelto el título de Liga a favor del Real Madrid, invencible en el esprint final de 11 partidos sin tregua, la próxima semana vuelve a escena la Liga de Campeones con un formato inédito para un agosto frenético. La máxima competición continental por equipos regresa cinco meses después del obligado parón por la pandemia del coronavirus y promete grandes emociones y grandes sorpresas. Sobre el papel, la competición se equilibra al jugarse todos los duelos de cuartos a partido único y sin público en Lisboa, ya sea en el José Alvalade del Sporting o en el estadio benfiquista Da Luz.

A tenor del sorteo, celebrado el pasado 10 de julio, en la capital lusa podría repetirse otra histórica final madrileña tras la décima conquistada en la prórroga por el Real Madrid en 2014. Sueñan los blancos con su decimocuarto título para culminar un curso de ensueño, pero para ello antes deben remontar ante el Manchester City de Pep Guardiola el 1-2 del Santiago Bernabéu. Será un duelo sin público pero en el Etihad, ya que el Reino Unido no exigirá en este caso confinarse dos semanas a todo aquél que viaje desde territorio español. Si supera el reto citizen, en cuartos asomaría la Juventus de Cristiano, si es que el reciente campeón de la Serie A remonta sin su afición el 1-0 adverso de la ida contra el Lyon.

El Atlético, único de los representantes españoles ya clasificado para cuartos, ambiciona ese primer gran título que se le resiste después de tres finales perdidas de forma dramática, una ante el Bayern por penaltis en 1974 y las dos recientes ante su eterno rival, en la prórroga de Lisboa y en los penaltis de Milán. A priori, tiene un recorrido relativamente accesible ya que primero le corresponde el Leipzig y después el ganador de un Atlanta-PSG devaluado porque los franceses no reanudaron la Ligue 1 y estarán bajos de forma.