¿Cuándo se debe pitar mano? Así son las nuevas normas arbitrales esta temporada

Clos Gómez, director del Proyecto VAR, aclaró algunos de los cambios en las reglas de cara a la nueva campaña


Después de un curso de enorme polémica, ya que desde la opinión pública se tuvo la impresión de que los criterios de aplicación del VAR y sus consecuencias fueron muy cambiantes, el presidente del Comité Técnico de Árbitros, Carlos Velasco Carballo, hizo un repaso público este jueves sobre las novedades para la temporada 2020-21 que comienza este fin de semana. Unos cambios sobre los que también intercambiaron opiniones a lo largo de la tarde con los entrenadores.

Los excolegiados Undiano Mallenco, miembro de la comisión técnica del CTA, y Clos Gómez, director del proyecto VAR de la Federación Española de Fútbol, concretaron las modificaciones en las reglas del juego, en especial algunas manos. Clos recordó que esta campaña todos los controles por encima de la axila no deben considerarse como infracción y también se refirió a las manos accidentales que acaban en gol. El tanto solo se anulará si esa mano se produce instantes antes y, en caso de duda sobre la voluntariedad, el árbitro debe ir a verla al monitor de campo para decidir en consecuencia.

También hay novedades respecto a los lanzamientos de penalti. A partir de ahora, no se repetirán en el caso de que el guardameta se adelante si «no toca el balón o no influye en el fallo del lanzador». Además, tampoco se amonestará a los porteros que lo detengan y se adelanten por primera vez.

Asimismo, repasaron jugadas para poner de manifestó la diferencia entre juego temerario, brusco y violento. «El objetivo es proteger a los jugadores y a la imagen del fútbol», afirmaron. Para ello, se trata de «valorar la zona del cuerpo en la que se impacta, la intensidad y velocidad de la acción, la fuerza y el riesgo de lesión o la integridad física del adversario».

Sabedores de que son conceptos siempre subjetivos que quedarán a la interpretación del árbitro de campo o de vídeo, enfatizaron la importancia de ser «consistentes y uniformes en la toma de decisiones, siendo conscientes de que es imposible no errar». En esta línea, Undiano pidió «juego limpio y respeto a las decisiones de los árbitros, cuyos fallos hay que aceptar como parte del juego».

'Mobbing'

Clos Gómez recaló que han hecho «hincapié» en los comportamientos dentro del terreno de juego y en las áreas técnicas. «Entendemos algunas protestas, pero pedimos que esa interacción sea correcta», apuntó sobre lo que ocurre en la zona asignada a los entrenadores. Todas protestas corales al juez, los típicos corrillos, serán castigados con tarjeta amarilla para al menos un jugador. «No podemos permitir esa clase de 'mobbing' intentando conseguir que un árbitro cambie su decisión porque no va a ocurrir nunca», subrayó. Reiteraron los responsables arbitrales que en las jugadas «grises», que son muchas, «se mantendrá la decisión del árbitro en el campo». Su línea de intervención será altísima, sin necesidad de apelar al VAR para determinar. Como siempre se dice a principio del ejercicio, desde la sala VOR solo se llamará la atención del colegiado «si la decisión ha sido manifestamente errónea».

Al preguntarle sobre la aparente mayor velocidad a la hora de decidir en Europa y en la competición doméstica, aseguró Velasco Carballo que el VAR de la Champions y el de LaLiga son los mismos. «Nosotros trabajamos en ser más rápidos, pero hay jugadas que son muy complejas y en las que se pierde tiempo en aras de la de la precisión».

Aceptan los colegiados las críticas pero recuerdan que en dos años el VAR que se utiliza en LaLiga ha ayudado a resolver «más de 150 errores» y es uno de los mejores del mundo. Sobre una acción concreta, la mano de Jovic que no fue sancionada en el último partido del Real Madrid en Leganés, Velasco garantizó que esa jugada sí se revisó, y «muchas veces». El árbitro no fue a verla porque el VAR no consideró que fuera clara y no se lo dijo al árbitro. Es una jugada que ha sido tomada de ejemplo en otras grandes ligas», argumentó.

Deportistas profesionales

Por otro lado, Velasco Carballo se felicitó por el hecho de que los árbitros ya sean considerados deportistas profesionales, con un contrato laboral. En esta línea dijo que el colectivo al que representa es el «equipo 21 de Primera y 23 de Segunda». Anunció que, debido al carácter excepcional de la situación marcado por la pandemia, en algún caso especial un árbitro de la categoría de plata podría dirigir uno de Primera y viceversa, tanto sobre el terreno de juego como en la sala de videoarbitraje (VOR).

Se refirió también a las modificaciones del código de sanciones. «El árbitro debe describir lo que sucede en el terreno de juego y basarse en evidencias, nunca en opiniones. Serán los órganos disciplinarios los que decidan si hay sanción o no. El código no castiga las críticas, pero estamos muy contentos de que la Federación proteja a los árbitros con conductas mucho más allá de una crítica y que ponen en duda la honestidad arbitral. El fútbol tiene que entender que el árbitro se equivoca y el VAR, también. Todos fallamos, los jugadores, los entrenadores, pero no nos debemos faltar al respeto».

Comentarios

¿Cuándo se debe pitar mano? Así son las nuevas normas arbitrales esta temporada