Tanganas, expulsiones, escupitajos y Neymar acusando a Álvaro de racista en el vergonzoso PSG-Olympique de Marsella

Una entrada de Paredes sobre Benedetto desencadenó una refriega en la que volaron patadas, puñetazos e insultos

Amavi y Kurzawa, durante la tangana
Amavi y Kurzawa, durante la tangana

Hacía una década que el Olympique de Marsella no ganaba en el Parque de los Príncipes. Lo hizo este domingo en un partido envuelto en polémica. Cinco expulsados, 12 tarjetas amarillas, escupitajos, tanganas y Neymar acusando a Álvaro González de racista fue parte de la vergonzosa imagen que mostraron los dos equipos en un encuentro que solo vio un gol, el de Thauvin (0-1), tras un saque de falta que se tragó la defensa capitalina.

El que es uno de los grandes encuentros del fútbol galo se fue calentando con el paso de los minutos. Pero lo que había sido un duelo duro dio paso a las tanganas tras una patada por detrás de Paredes sobre Benedetto. Comenzaron a volar los puños, y las tarjetas rojas. Además de las expulsiones de los dos jugadores citados, Kurzawa y Amavi también salieron de campo tras encararse y agarrarse por el pecho. El último en sumarse a la gresca fue Neymar Jr, que le pegó una colleja a Álvaro González, zaguero que ya había recibido un escupitajo de Ángel Di María. El árbitro, con ayuda del VAR, mandó al brasileño al vestuario antes de la cuenta. 

Neymar, con Álvaro González a sus espaldas, tras ver la tarjeta roja
Neymar, con Álvaro González a sus espaldas, tras ver la tarjeta roja

Fue en ese instante que el astro se encendió. Antes de salir del césped aplaudió en la cara al colegiado y acusó a Álvaro de proferirle insultos racistas ante las cámaras de televisión: «Es un racista, por eso le pegué». «Que el VAR capte mi agresión es fácil, ahora quiero ver la imagen del racista llamándome mono hijo de p...», aseguró Neymar a través de sus redes sociales, a donde llegó también la refriega, y en las que afirmó que «solo me arrepiento de no haberle dado en la cara a ese bobo». 

El jugador español también respondió a Neymar a través de las redes. «A veces hay que aprender a perder y asumirlo en el campo», escribió en Twitter acompañado de una fotografía con sus compañeros de equipo: «No existe lugar para el racismo. Carrera limpia y con muchos compañeros y amigos en el día a día». 

Comentarios

Tanganas, expulsiones, escupitajos y Neymar acusando a Álvaro de racista en el vergonzoso PSG-Olympique de Marsella