El Barça tampoco puede con el Alavés

miguel olmeda

DEPORTES

DAVID AGUILAR | EFE

El conjunto azulgrana vuelve a desplegar un buen juego, aunque sin acierto, y solo un gol de Griezmann maquilla el error de Neto para empatar

01 nov 2020 . Actualizado a las 10:17 h.

Sirva la penúltima jugada del partido para radiografiar la temporada de Messi. Quiere y no puede. Por primera vez en su carrera, la zurda no ejecuta lo que pide su cerebro. Al menos no de cara a portería. Estaba a punto de cumplirse el minuto 94 cuando el argentino recogió el balón en el interior del área del Alavés. Ladeado hacia la derecha, en su posición favorita. Una maraña de piernas albiazules entre la portería y el 10 que no necesita verla para saber dónde está. Un amago. Otro amago. Defensores al suelo, 'tackles' a la desesperada. Messi sigue en pie. De nuevo arma la pierna, y es la definitiva. El gol que ha anotado cientos de veces en su vida, marca registrada desde alevines. Cruza la pelota al palo largo, con rosca, pero no encuentra la red. Y van.

Tres días antes de visitar Mendizorroza, en Turín, Ronald Koeman consiguió lo más difícil a la hora de formar un nuevo proyecto: dar con la tecla que hace funcionar el plan. Encajar todas las piezas del puzle. Ante la Juventus, la maquinaría del Barcelona se mostró engrasada. Había que echar la vista muy atrás para recordar un partido en el que el conjunto azulgrana conjugase posesión y verticalidad de una manera tan fluida. Incluso la victoria por 0-2 debió ser más amplia. Vitoria demostró que la noche de Champions no fue un espejismo.

Y eso que el Alavés se plantó en el partido con una idea clara que ejecutaría casi a la perfección: defender en un bloque compacto e impedir al Barça tanto correr como encontrar a sus mediapuntas entre líneas. Serviría de poco. El equipo de Koeman ya juega a otro ritmo. Al ritmo que quiere Frenkie de Jong y que aceleran Ansu Fati y Dembélé desde los extremos y Messi desde donde él quiera.