Ferrán Torres, el niño robado por Guardiola

El futbolista se fue de la Liga por solo 20 millones ante la pasividad de Madrid y Barça


Ante una Alemania desdentada, que ni muerde, ni defiende, ni domina el fútbol, España dio un puñetazo de autoestima que le sirve para creerse que puede competir con los grandes. Pero sobre todo para reafirmar en el proyecto a tres jugadores que no siempre han tenido la bendición de Luis Enrique: Rodri, Morata y, principalmente, Ferrán Torres. Ese chaval de apenas veinte años que Pep Guardiola se llevó al Manchester City por unos ridículos 20 millones, ante la pasividad de los grandes del fútbol español, que no vieron nacer a una estrella en el Valencia. Su velocidad, descaro y desborde ridiculizaron a Max y certifican que merece más protagonismo del que se le ha dado. Hasta ayer, solo había jugado tres partidos de titular con la absoluta. El hat trick que le hizo a Alemania es de esos que quedarán en el recuerdo por mucho tiempo.

Su gran socio fue Morata. El delantero de la Juve firma números de impresión con España. 18 goles en poco más de dos mil minutos de juego. Pero no es solo lo que marca, también lo que genera. En una selección con poco gol, él es de los que deberían ser imprescindibles siempre. En el último año y medio, Morata se quedó fuera en cuatro jornadas de la fase de clasificación para la Eurocopa, las cuatro primeras fechas de la Liga de las Naciones y el amistoso de prestigio en Portugal. Solo 96 minutos de rojo en doce meses (todos en la última semana contra Países Bajos y Suiza), hasta que ayer se reafirmó como el nueve de España. Marcó un gol, le anularon otro y generó innumerables ocasiones.

El tercer nombre para creer es el de Rodri Hernández. Jugó por accidente. No por convicción. Lo hizo porque se rompió Busquets y él era el pivote que estaba en la convocatoria. Solo en la primera parte, en la que España liquidó a Alemania, dio 39 pases acertados de 40 intentados, interceptó varios balones importantes en la medular, bloqueó un disparo peligroso, dio un pase en profundidad que generó una ocasión de gol y hasta marcó. Su trabajo no fue tan lucido como el de Ferrán, pero fue igual de determinante.

También dejó buenos detalles Pau Torres, que realizó alguna actuación defensiva de medio cuando el partido estaba empatado y luego Alemania ya no le exigió más.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Ferrán Torres, el niño robado por Guardiola