Los salarios ahogan al Barça

La Liga le ha rebajado casi a la mitad el tope salarial, mientras la gestora admite a los jugadores que necesita 191 millones de ahorro de forma urgente


Redacción

El Fútbol Club Barcelona vive un momento clave en sus 121 años de historia. La caída de ingresos motivada por la pandemia ha agudizado su crisis económica estructural, con una masa de sueldos desorbitada y unos compromisos de pago pendientes de cumplir por fichajes ya realizados que amenazan la estabilidad del club. La propia Liga ya le ha rebajado casi a la mitad el tope salarial.

el punto de partida

Había presupuestados 679 millones en salarios antes de la pandemia

En las últimas cuentas presentadas, el Barcelona reconoció un desembolso en salarios de 636 millones de euros, correspondientes a la pasada temporada 2019-2020. En realidad tendrían que haber sido 679, pero el club consiguió que su plantilla se rebajara el sueldo durante el confinamiento. «Hemos de pensar que el Barça no tiene nada desde el día 14 de marzo. No tenemos el Museo abierto, los derechos de televisión, el hospitality, las entradas... No son pérdidas. Dejamos de ingresar mucho dinero», justificaba Bartomeu en abril. Un ahorro insuficiente si se tiene en cuenta que el club había presupuestado generar 1.047 millones de euros de ingresos y al cierre del 30 de junio solo consiguió 855. Unas pérdidas que motivaron que la dimitida junta directiva redujese el presupuesto de esta temporada de 1.120 millones a solo 791.

la limitación

La Liga impide a todos los clubes superar el 70?% del presupuesto en salarios

Por la normativa de la Liga, ningún club puede destinar más del 70 por ciento de su presupuesto a salarios. Por tanto, si el Barça cuenta ahora con 791 y no los 1.120 previstos inicialmente, la patronal le hubiera impedido inscribir jugadores de haber mantenido los 525 destinados el pasado curso al equipo de fútbol.

primera medida

Las salidas aliviaron en unos 80 millones la masa salarial

Para evitar la quiebra técnica, el Barcelona comenzó hace unos meses un importante adelgazamiento de sus gastos. Facilitó las salidas de Luis Suárez, Rakitic, Arturo Vidal, Semedo, Arthur, Rafinha, Todibo y Wagué, que permitieron al club ahorrarse unos 80 millones de euros brutos en salarios. Solo por el delantero uruguayo se produjo un ahorro cercano a los 30, que es también la suma del croata y del chileno.

el nuevo tope de la liga

La Liga le ha rebajado el límite salarial en un 42?%

La Liga hizo públicos esta semana los nuevos topes salariales de sus 42 clubes y el más afectado por la bajada es el Barça, que ha visto reducido en solo un año esta cifra en 274 millones. Según las estimaciones de la patronal, el Barça solo puede gastar ahora 382 millones y tiene un año para adecuarse a esta nueva realidad. LaLiga, conocedora de las dificultades económicas de sus clubes, ha permitido competir a sus asociados por encima de su normativa, pero esta flexibilidad tiene fecha de caducidad. «La caída de ingresos obliga a reducir salarios. Es imposible quitarse todos los contratos de golpe y hay clubes que están abocados a la venta de jugadores o a una reducción salarial», explicó recientemente Javier Tebas.

segunda medida

Negocia «adecuaciones salariales», con el concurso de acreedores como amenaza

Desde septiembre, el Barça intenta convencer a los jugadores de la primera plantilla a que renuncien a una parte de su sueldo. Bartomeu lo calificó como «adecuación salarial». Cuatro de ellos ya acordaron renovar sus contratos bajo una peculiar fórmula. Según publicó Sport, Piqué aceptó la rebaja de la mitad de su sueldo, a cambio de dos años más de contrato y la posibilidad de poder marcharse al final de cada temporada hasta 2024, siempre que no sea a un competidor del Barça. Según ese mismo medio, Lenglet, Ter Stegen y De Jong aceptaron que fuera de un 30?%.

Sin embargo, con el resto hay más problemas. Incluso desde la entidad azulgrana se filtró la posibilidad de acudir a un concurso de acreedores si la plantilla seguía enrocada. La Vanguardia publicó que la fecha escogida por la junta para solicitar el concurso sería a principios de años. La comisión gestora que rige actualmente al club advierte que necesita recortar de manera urgente sueldos por valor de 191 millones de euros, pero dice que no quiere hacerlo unilateralmente.

En cuatro años debe pagar 511,7 millones por fichajes ya hechos

Solo los jugadores de la primera plantilla le cuestan al Barça unos 350 millones brutos anuales. Una cantidad desmesurada para ese límite de 382 que le impone la Liga, ya que en él también deben entrar los sueldos del cuerpo técnico y de las categorías inferiores, así como las amortizaciones de fichajes realizados. Según Sport, desde esta temporada y hasta el 2024, el Barça tiene que hacer frente a 511,7 millones por compromisos adquiridos por la anterior directiva. Además, hay jugadores como Sergi Roberto o Griezmann que tienen sueldos ascendentes. Cada año cobran más. Todo esto, con Jorge Mendes llamando a la puerta para negociar una mejora de contrato de Ansu Fati, que está a la cola en sueldos y que en 13 meses será libre para fichar donde quiera.

El enfado gratuito de Messi aclara su futuro

p.ríos

El argentino picó tras una pregunta sobre un entorno ya inexistente de Griezmann, pero su nueva referencia al club acaba con las esperanzas de los que se ilusionaban con una posible renovación

A las 03:30 horas de la madrugada española del martes al miércoles, Leo Messi era un hombre feliz que acababa de completar un buen partido con Argentina en Lima, donde se impuso por 0-2 a Perú en las eliminatorias sudamericanas de clasificación para el Mundial de Catar 2022. A las 19:30 horas de la tarde del mismo miércoles, Messi volvía a ser una persona enfadada que nada más pisar Barcelona soltaba otra indirecta a un club que intentó dejar en septiembre con un burofax, pero en el que se vio obligado a quedarse hasta el 30 de junio del 2021, la fecha en la que acaba un contrato que tras este nuevo incidente nadie espera que renueve. A lo largo de su carrera la paz y la alegría las encontraba vistiendo de azulgrana mientras que irse con la albiceleste se convertía a menudo en un martirio. A sus 33 años, las cosas han cambiado. En su país todavía no ha ganado ese gran título que se le reclama, pero ha aprendido a convivir con ello y disfruta del último intento. En el Barça lo ha conquistado todo, individual y colectivamente, y se ha cansado, quiere decir adiós y ya no lo disimula.

Seguir leyendo

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Los salarios ahogan al Barça