El inasumible contrato de Messi

La gestora del Barcelona lamentó no haber vendido al argentino, que se lleva el 15% del presupuesto y casi consume él solo todo el dinero de las televisiones


redacción / la voz

Cuando Leo Messi firmó en noviembre del 2017 un contrato de cuatro años por valor de 555.237.619,50 euros (92.344 millones de pesetas) no se imaginaba que acabaría siendo público, para sonrojo de la sociedad española. Casi 140 millones de euros brutos al año, que además coinciden con una pandemia mundial y la posterior crisis, que sitúa al Barça al borde la quiebra. Muchas son las dudas que surgen en torno a su sueldo y a los posibles interesados en su filtración.

¿Quién tenía acceso al contrato de Messi antes de hacerse público?

Además del propio Messi y de sus abogados, hubo más gente con acceso a él: los miembros de la actual gestora, los de la junta directiva saliente (que fueron los que le firmaron el contrato), Hacienda y la Liga de Fútbol Profesional, dado que la patronal es la encargada de registrar los contratos para velar por el control económico de sus asociados, exigiendo que se cumplan los límites salariales. La gestora se reunió varias veces en el último mes con los tres candidatos a la presidencia del Barcelona y se desconoce hasta qué punto les ofreció detalles económicos concretos sobre la situación del club.

¿A quién le interesa que salga esa información a la luz y a quién no?

A Messi no, es evidente, y Hacienda es un organismo serio que guarda la confidencialidad de todos los contratos, además de que ni le va ni le viene nada en esta guerra. A la Liga, en este caso, le conviene que Messi esté contento y que se quede en España, porque es su principal reclamo a la hora de negociar futuros contratos. Ya sufrió un duro varapalo con la pérdida de Cristiano y la salida de Messi sería otro. ¿Quién puede salir ganando? El que ahora quiera negociar una renovación salarial a la baja o directamente prescindir del jugador, justificándose así ante la masa social; o bien quien quiera justificar que la enorme deuda actual del Barcelona no se debe a una mala gestión, sino a tratar de mantener al niño mimado del barcelonismo. De ahí que, según algunos medios, los abogados de Messi estarían estudiando denunciar al expresidente Bartomeu y al actual de la gestora, Tusquets, por revelar información confidencial.

¿Ha arruinado Messi al Barça?

Con una deuda de 1.173 millones, de los que 730.000 son a corto a plazo, el contrato de Messi es solo un ejemplo más de la nefasta gestión realizada por la directiva que hasta hace poco presidía Bartomeu. El argentino solo no arruinó al club azulgrana, porque su sueldo equivale al 15 % del presupuesto anual de la entidad, pero sí que supone un lastre enorme. Casi lo que percibe el Barça anualmente de la televisión. 

¿Qué opina la gestora sobre el caso Messi?

En el mes de diciembre, el presidente de la gestora, Carles Tusquets, explicó que la situación económica del club era «pésima» y reconoció que lo más inteligente hubiera sido traspasar al jugador argentino. «Vender a Messi este verano habría sido deseable, económicamente hablando», expuso en RAC1. «Hubiera sido deseable por el dinero que habrías recibido y por lo que habrías ahorrado», agregaba.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

El inasumible contrato de Messi