Revienta el proceso de selección del K4 español para Tokio

DEPORTES

JONAS PRAVIA

Toro y Garrote presentan una baja médica y la Federación Española no aclara si da por finalizado el cribado descartando a ambos

11 mar 2021 . Actualizado a las 10:34 h.

A falta de menos de cinco meses para los Juegos de Tokio, conocer los nombres de los cuatro integrantes del K4 500 español que debería pelear este verano por el oro olímpico se ha convertido en un deporte de riesgo extremo. Los planes de la Real Federación Española de Piragüismo (RFEP) de reanudar hoy y concluir esta semana el proceso de selección del barco de equipo, que había suspendido el martes durante 24 horas, han saltado por los aires; con el selectivo, tal y como se había planteado de inicio, completamente reventado.

En medio de las graves acusaciones de tongo alrededor del proceso vertidas desde las órbitas de los dos palistas en desventaja tras completarse el pasado domingo la mitad del selectivo, el viveirense Cristian Toro y el zamorano Carlos Garrote; uno y otro han presentado hoy sendas bajas médicas a raíz de «la tensión acumulada estos días», explican desde la RFEP.

Tensión por una criba obligada por el último recorte de plazas fijado por el Comité Olímpico Internacional para el programa del kayak masculino de la modalidad de esprint, limitando la participación a un máximo de seis deportistas por país independientemente del número de barcos que clasifiquen. En España, con el K4 500, el K2 1.000 y el K1 200 obteniendo el pasaporte a Tokio en el Mundial del 2019, la RFEP optó por reservar dos para el barco doble y el resto para un K4 500 del que dos de sus integrantes doblarán en el kayak corto individual en los Juegos.