Otra lección magistral de Benzema

Una genialidad con el tacón para hacer el 1-0 y, sobre todo, su inteligencia para jugar sin balón, le dieron alas a un Madrid muy superior tácticamente


Redacción

En diciembre cumplirá 34 años, pero no se le notan. Karim Benzema volvió a ofrecer otra lección magistral en el clásico, leyendo a la perfección lo que necesitaba el partido para matar al Barça. Su taconazo a la red fue solo una parte de su obra maestra. Caviar puro.

El francés se encontró con un marcaje casi individual de Araújo y, lejos de desesperarse, lo aprovechó para beneficio de su equipo. Karim supo leer que debía retrasar su posición y asomarse al centro del campo y, como el uruguayo le perseguía, dejó desnuda la zaga barcelonista para que Vinicius, Valverde y Lucas Vázquez rompiesen desde atrás en velocidad. Solo un privilegiado es capaz de interpretar el fútbol así y tener tanta influencia en el juego sin tocar el balón.

Benzema tuvo además el premio del gol. Una exquisitez. Otra más, que demuestra que su rendimiento no para de crecer con el paso de los años. Esta temporada lleva 19 goles en Liga, 25 entre todas las competiciones, y amenaza con romper todos sus registros. Desde que se fue Cristiano, lleva 82 tantos (en tres años todavía incompletos). En siete de las nueve temporadas que coincidió con el luso, su rendimiento goleador fue inferior.

Fue tal el recital en el clásico, que Koeman se vio obligado a sacrificar a Araújo en el descanso para evitar que el galo siguiera exhibiéndose sin balón.

Kroos, Lucas y Valverde

Benzema volvió a sobresalir en el duelo contra el Barça, pero no fue el único. Su socio Kroos, jugador con el que se entiende sin mirarse, fue otro de los destacados. Va a más con el paso de los partidos y es posible que esté ante la mejor versión de su carrera. Al Barça le hizo su tercer gol de la temporada y, en lo que va de año, suma siete asistencias de gol en Liga y otra más en Champions de las diez en total.

La gran novedad en el once fue Fede Valverde. Otra medalla para Zidane. Actuó como falso extremo derecho, en sustitución de un Asensio tocado tras el duelo con el Liverpool, y fue el revulsivo. El exdeportivista se asoció con Lucas Vázquez para fabricar el primer gol. El gallego volvió a demostrar que el Madrid se equivoca si lo deja escapar (acaba contrato y aún no renovó), pero se lesionó en la primera parte y podría perderse el duelo de Anfield.

Los cuatro encarnaron otra lección magistral de Zidane en el banquillo, que superó con su planteamiento en la primera mitad a un Koeman a contracorriente. Líder y a un paso de semifinales de la Champions, un milagro el que está obrando el francés.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Otra lección magistral de Benzema