Seguir soñando o evitar pesadillas: Sporting y Oviedo miden sus malas rachas en el derbi

Asturias volverá a paralizarse para un encuentro sin claro favorito

Gol Borja Sanchez Mariño Sporting Real Oviedo El Molinon.Borja Sánchez remata para hacer el 0-1 ante el Sporting
Borja Sánchez remata para hacer el 0-1 ante el Sporting

Redacción

El tercer derbi de la pandemia paralizará Asturias de nuevo. A las 18.15 horas de este sábado, Sporting y Oviedo vuelven a verse las caras en un encuentro al que los dos equipos llegan en mala racha y para el que no hay un claro favorito. La clasificación refleja que los rojiblancos están realizando una mejor temporada -son quintos con 16 puntos más que los de Ziganda-, pero la experiencia reciente evidencia que esto vale de poco y que los azules saben jugar mejor este tipo de duelos. La liga entra en su recta final y el resultado puede condicionar el futuro inmediato. El Sporting quiere seguir soñando con la promoción de ascenso y el Oviedo aspira a no tener pesadillas con el descenso.

Los rojiblancos llegan al encuentro con toda la plantilla a disposición de David Gallego pero en el peor momento de la temporada. Por primera vez, los rojiblancos han sufrido dos derrotas consecutivas -Mirandés y Tenerife-. Además, el último encuentro en El Molinón sumó su primera derrota en casa. A lo largo de la semana, jugadores y cuerpo técnico han querido pasar página y mantener el discurso de centrase en el próximo partido para evitar entrar en una minicrisis en el momento clave. La victoria le permitiría mantener un cómodo colchón -mínimo de siete puntos- con el séptimo clasificado y recuperar la inercia ganadora para el último tramo.

A pesar de la diferencia en la tabla, no hay favorito. El Oviedo ha demostrado que en este tipo de encuentros está en su salsa y que sabe jugar con la intensidad y el plus que se exige. De hecho, ha ganado los dos derbis de la pandemia -uno en casa y otro fuera-. Pero tampoco llega en su mejor momento. Siete partidos sin ganar -cinco empates y dos derrotas- han despertado viejos fantasmas. El margen con el descenso es de cinco puntos, por lo que una derrota podría suponerle meterse en problemas. Una nueva victoria sería un extra de motivación y le permitiría encarar los últimos partidos desde una posición cómoda.

Y al encuentro se llega, por tercera vez, sin público. Las restricciones motivadas por la pandemia suponen que no pueden acudir espectadores al estadio. De hecho, y para evitar aglomeraciones, los hosteleros con negocios en los bajos de El Molinón no podrán montar sus terrazas.

Sin bajas en el Sporting y sorpresa en la convocatoria del Oviedo

El Sporting encara el partido con toda la plantilla disponible. Respecto al último partido recupera a Babín (sancionado) y a los lesionados Guille Rosas, Gragera y Campuzano. Esta situación abre un abanico de posibilidades y hace que sea difícil adivinar las intenciones de Gallego. El once podría parecerse al siguiente. Mariño- Bogdan, Babín, Valiente, Saúl-Fuego, Pedro, Manu, Nacho Méndez- Campuzano y  Djuka.

El Oviedo afronta el encuentro con Javi Mier y Viti descartados por problemas de lesión, aunque forman parte de la expedición que viajará a Gijón. Además, la gran novedad es la presencia en la convocatoria del juvenil Álex Suárez Cardero. Aunque Ziganda no ha dado pistas, a tenor de los últimos partidos y de los entrenamientos de la semana, el once podría parecerse al siguiente: Femenías- Nieto, Arribas, Christian, Mossa-Tejera, Edgar, Borja, Sangalli- Nahuel y Blanco.

Árbitro

Para el derbi asturiano, el equipo arbitral estará encabezado por Miguel Ángel Ortiz Arias, del comité madrileño. Sus asistentes serán Guillermo Santiago Sacristán y David Bernal Martín, con Pedro Eugenio Muñoz Piedra como cuarto árbitro. En el VAR estarán Santiago Varón Aceitón y Francisco José Arencibia Medina. 

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Seguir soñando o evitar pesadillas: Sporting y Oviedo miden sus malas rachas en el derbi