Una España con poca mecha

DEPORTES

Kiko Huesca

La selección no solo se quedó sin marcar ante Portugal, sino que su bagaje se redujo a dos disparos entre palos pese a monopolizar el balón

05 jun 2021 . Actualizado a las 10:08 h.

Los amistosos solo valen para sacar conclusiones, pero el problemas es cuando las mismas coinciden con un problema conocido. La España de los últimos tiempos, salvo en aquella espectacular goleada a Alemania, no anda sobrada ni de efectividad ni de oportunidad, y a dos semanas vista del inicio de la Eurocopa, el problema sigue en pie: dos tiros a puerta pese a acaparar el balón. En defensa, el equipo de Luis Enrique necesita contundencia en el balón parado y en el contragolpe del rival, las dos armas que en más apuros le meten.

Pegada

Pocas llegadas de verdadero peligro. España tiene un problema de pegada, conocido, y quedó plasmado en el primer amistoso previo a la Eurocopa. Tuvo el balón (66 % de posesión) pero tan solo fue capaz de disparar dos veces entre palos, ambas en la segunda mitad: en la primera le bloquearon el disparo a Morata y en la segunda el delantero del Juventus se encontró con el palo. Gerard Moreno, el ariete con mejores números entre los seleccionados, salió en la recta final y partiendo desde la banda.

Los nuevos tiempos

La presión alta del primer tiempo por encima de la posesión. El fútbol ha cambiado desde los tiempos que encumbraron al tiki-taka. La presión tras pérdida, en bloque alto, de la selección española al toque de corneta de Thiago en la primera mitad, le dio las jugadas más claras, plantándose en el área rival en dos o tres pases, aunque luego faltó pausa para aclarar la jugada. Sin embargo, en el segundo tiempo esa presión desapareció y España se enredó con el balón. Mucha combinación y poca finalización ante los lusos.