Empate en el derbi en el que se volvió a la normalidad

Juan M. Arribas

DEPORTES

César Quian

Oviedo y Sporting acaban en tablas  (1-1)  con goles de Lucas y Djuka en un Tartiere repleto

09 oct 2021 . Actualizado a las 23:49 h.

Un arreón de última hora del Sporting dejó tablas en un derbi intenso en el que el público llenó de nuevo el Carlos Tartiere en un signo de la nueva normalidad tras una dolorosa pandemia. Un Oviedo con más carácter en la primera mitad y parte de la segunda acabó desfondado y un Sporting con las lagunas psicológicas habituales de otros derbis supo superarse y romper la mala racha de los últimos años en un atisbo de calidad de sus dos mejores jugadores: Villalba y Djuka.  

La primera parte siguió el guion de los últimos derbis asturianos. La elaboración del Sporting frente al fútbol directo, sin intermediarios, del Real Oviedo. Un primer cuarto de hora con un equipo rojiblanco más metido en el partido, con disparos peligrosos de Aitor y Fran Villalba, y la sensación de que Gragera y Pedro Díaz manejaban la manija con fluidez y que Villalba, técnicamente el mejor jugador en el campo, podía ser desequilibrante. Todo un espejismo que duró un cuarto de hora.

Porque a partir de ese momento, el Real Oviedo se adueñó del campo a su estilo. Con carácter, con balones largos, con una línea de presión adelantada y con un Obeng omnipresente en la lucha. El Sporting que ganaba los duelos en el primer cuarto de hora pasó a perderlos y aunque la posesión del balón continuaba porcentualmente en su balanza, era una posesión inane, en zonas alejadas del área, una posesión inofensiva.