El fenómeno de los deportistas militares italianos: una cuestión de Estado

La Voz

DEPORTES

DYLAN MARTINEZ

De los 384 deportistas italianos que hicieron historia en los últimos Juegos Olímpicos de Tokio, 129 forman parte de las Fuerzas Armadas del país

11 ene 2022 . Actualizado a las 17:32 h.

De los 384 deportistas italianos que hicieron historia en los últimos Juegos Olímpicos de Tokio, al conquistar 40 medallas, 129 forman parte de las Fuerzas Armadas del país. Se trata de un fenómeno poco difundido a nivel internacional, pero habitual en Italia, donde el Estado ofrece de esa manera una aportación clave para sostener los deportes menos mediáticos.

Marcell Jacobs, el primer italiano capaz de ganar el oro en los 100 metros; Gian Marco Tamberi, oro en el salto de altura, y Vito Dell'Aquila, campeón de taekuondo, son solo algunos nombres de militares que, gracias a su talento y al apoyo de las Fuerzas Armadas, alcanzaron el techo del mundo deportivo. «Es la manera en la que Italia ofrece su apoyo económico a los deportes. Alemania también suele trabajar de esta forma, mientras que otros países lo hacen con financiaciones directamente a las Federaciones deportivas», explican a Efe fuentes de la Federación de Atletismo italiana (FIDAL), que colabora con varios departamentos de las Fuerzas Armadas.

Lejos de tener los ingresos y las posibilidades de las que gozan los deportes más difundidos, con el fútbol en cabeza, muchos deportistas consiguen entrenar y competir gracias al apoyo estatal, que también puede llevarles a las vitrinas más importantes del planeta. El camino para entrar en las distintas Fuerzas Armadas del Estado suele ser parecido. Hay un concurso abierto a los deportistas, apoyados y certificados por el Comité Olímpico Nacional Italiano (CONI), que les permite optar a entrar en el Ejercito, la Marina, la Aeronáutica Militar, los Carabineros o la Policía estatal.