Un clásico para resurgir o ahondar en la crisis

Óscar Bellot

DEPORTES

Xavi y Ancelotti se saludan en el estadio donde el Barça y el Madrid se han entrenado este martes
Xavi y Ancelotti se saludan en el estadio donde el Barça y el Madrid se han entrenado este martes Pablo García

El inestable Barça de Xavi busca en la Supercopa de España cambiar su suerte frente a un Real Madrid sobrio que se ha adjudicado los cuatro últimos duelos entre los enconados enemigos

11 ene 2022 . Actualizado a las 23:01 h.

El Barcelona y el Real Madrid abren la pelea por la segunda Supercopa de España disputada en tierras arábigas con un clásico que contrapone dos rostros muy diferentes. El equipo azulgrana, afligido por su carestía de recursos y cándido para atar resultados en partidos que se le hacen muy largos, busca cambiar su suerte frente a su eterno rival, que lidera la Liga con sobriedad y se ha adjudicado la victoria en los cuatro últimos duelos librados entre los enconados enemigos. Un triunfo del bando culé podría suponer una catarsis para el proyecto en construcción de Xavi, pero una nueva derrota a manos de los blancos agudizaría una crisis sin freno desde que la debacle en Lisboa frente al Bayern de Múnich precipitase el fin de una era plagada de excesos.

Catorce veces se han visto las caras en la Supercopa de España los dos gigantes del fútbol patrio, con un balance de ocho victorias para el Madrid, dos empates y cuatro triunfos del Barça. Su enfrentamiento más reciente en este torneo data del 2017, con los blancos imponiéndose con tremenda solvencia. Piqué, timonel de una nave que sigue a la deriva, volvió a elogiar este lunes las virtudes del cuadro de Carlo Ancelotti, apuntalado por su santísima trinidad de mediocentros y abanderado por Benzema y Vinicius, dos estrellas que están «a un nivel superlativo». Pese a ello, avisó: «Les podemos hacer daño». Considera el segundo capitán del Barça que fue injusto que el Real Madrid asaltase el Camp Nou en el primer clásico de la temporada, y afirma que «las fuerzas han cambiado con respecto a ese partido».

Es un acto de fe que desmienten los números. Desde que se impuso por 1-2 en el Camp Nou el pasado 24 de octubre, el Real Madrid ha sumado trece victorias, dos empates y una derrota entre todas las competiciones. Los azulgranas, por su parte, han registrado seis triunfos, seis empates y tres derrotas. El regreso de Xavi llenó de ilusión a la parroquia culé, pero el tótem de Terrassa se ha estrellado de bruces con la cruda realidad del club. Bajo su égida, el Barça solo ha ganado un envite con cierta holgura en el marcador, el 1-3 frente al Villarreal, marcado por la polémica mano de Piqué dentro del área cuando persistía el resultado inicial.