El calvario de la tiradora olímpica Sonia Franquet: obligada a coincidir con su acosador en el Mundial

La Voz

DEPORTES

Su expareja, Jorge Llames, fue condenado por violencia machista. Cumplida su orden de alejamiento el pasado mes de mayo, ha recuperado su licencia de armas y ha retomado la competición: «Ahora debo esquivarle»

29 sep 2022 . Actualizado a las 20:17 h.

«Me vigilaba si estaba en casa o no, me seguía con el coche… Durante mucho tiempo, cada vez que veía uno parecido al suyo o una moto me sobresaltaba. Tuve que cambiar mis rutinas y mi número de teléfono. Llamaba a mis amigos o incluso les pedía a mis compañeros de tiro que me vigilasen en las competiciones». Estas declaraciones pertenecen a Sonia Franquet, tiradora olímpica y sexta en los Juegos Olímpicos de Río 2016 al diario Marca en marzo del 2021.

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico.

Sonia Franquet mantuvo una relación durante años con su compañero del equipo nacional de tiro, Jorge Llames. Con el paso del tiempo, la relación se fue deteriorando, algo que la deportista achacaba a la duro ritmo de la competición y a los entrenamientos. Pero la situación se volvió cada vez más tensa. «Miraba quién me enviaba mensajes y parecía que tenía que pedirle permiso para cualquier cosa cotidiana», relató entonces. La gota que colmó el vaso llegó en los días previos a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. En ese momento Llames mostró una reacción contra ella en público que sorprendió a todos los presentes. Así que Sonia Franquet decidió romper la relación. Cesó la pareja pero prosiguió su calvario.

Tras diez años de relación, a partir de la ruptura, el acoso al que se vio sometida la tiradora olímpica fue a más. Según desveló a El Desmarque, la situación se volvió tan insostenible que lo consultó con especialistas. «Hablé con especialistas en violencia de género y me avisaron de que sus comportamientos seguían los estándares y que tenía que parar la situación lo antes posible. Soy policía y me dijeron que qué haría si alguien viene a contarme lo que yo estaba contando, qué les aconsejaría. Mi respuesta fue denunciar», afirmó.