Las razones de España para soñar con la segunda estrella

La Voz

DEPORTES

Alberto Estevez | EFE

Una generación hambrienta, flexible y comprometida eleva las expectativas de la selección en Qatar 2022

25 nov 2022 . Actualizado a las 08:17 h.

La aplastante victoria contra Costa Rica alimenta el sueño de España de aspirar a su segunda estrella mundial. Aunque los de Luis Enrique han sumado solo tres puntos, su gran estado de forma invita al optimismo, al calibrar su evolución, su capacidad para competir y las dudas que presentan algunos de los posibles rivales por el título.

identidad clara

Una generación joven y con hambre de éxitos

Los precedentes de esta selección permiten una conclusión difícil de rebatir: juegue quien juegue, lo hará enchufado del primer al último minuto. La electricidad está garantizada. España puede cortocircuitar en algún partido, pero su estilo es claro, está bien marcado y se fundamenta en el esfuerzo colectivo. Luis Enrique quiere mezclar un juego combinativo, fundamentado en la posesión y la verticalidad, con la velocidad como herramienta de desequilibrio. La juventud de esta selección ayuda a esa interpretación del juego.

versatilidad

Un plantel amoldable a los designios del seleccionador

Esta no es una selección de cajón. Luis Enrique convocó a Guillamón —pivote en el Valencia— para ocupar una plaza de central y alineó ante Costa Rica a Rodri, con un bagaje como centrocampista defensivo en el City, en la posición de zaguero. Renunció a la posición clásica de delantero centro referencial —solo llevó a Morata y lo dejó en el banquillo en el primer partido— pero ha logrado sacar rendimiento ofensivo a un grupo de jugadores de evidente corte técnico y no tan acostumbrados a la faceta anotadora, a base de explotar su movilidad en un frente de ataque que ofrece múltiples alternativas durante los partidos.