El Tribunal de Cuentas confirma la mala salud de las empresas públicas asturianas

El último informe del órgano fiscalizador, en base a datos de 2014, indica que no solo pierden dinero sino que además la deuda crece y el 86% se concentra en tres sociedades: Gispasa, Sogepsa y ZALIA

Proyecto de la Zalia.Proyecto de la Zalia
Proyecto de la Zalia

Oviedo

Las cuentas de resultados de las empresas públicas del Principado de Asturias en su conjunto han empeorado de manera general al disminuir en más de la mitad. Al menos así lo advierte el Tribunal de Cuentas en su último informe sobre el sector público autonómico, elaborado en base a los datos recabados sobre el ejercicio 2014. En Asturias, según la suma que realiza el órgano fiscalizador en su último informe sobre el sector público autonómico, existen 57 entidades públicas, de las que 33 son empresas y entes públicos, 11 fundaciones, dos consorcios y la Universidad de Oviedo. El informe del órgano fiscalizador revela, en todo caso, que el sector público empresarial de las comunidades autónomas fue ese año muy deficitario en todas ellas y cifra las pérdidas en 7.236 millones de euros en el conjunto del país. 

En el caso de Asturias, la revisión de la cuenta de resultados de las 33 empresas y entes públicos, pone de manifiesto además de ese «empeoramiento generalizado», al perderse 33 millones en 2014, que el endeudamiento del sector con las entidades financieras ascendió a 595 millones de euros, rompiéndose la tendencia decreciente que se había iniciado en 2013 al incrementarse la deuda en un 6%. 

El informe destaca también que el 86% de ese endeudamiento se concentra en tres entidades: la sociedad de Gestión de Infraestructuras Sanitarias del Principado de Asturias (Gispasa), a la que corresponde un 43% del total de la deuda; la Sociedad para la Gestión y Promoción del Suelo en Asturias (Sogepsa), con un 27%, y la Zona de Actividades Logísticas e Industriales de Asturias (ZALIA), con un 16%. 

Alto volumen de deudas en Sogepsa, Gispasa y Vipasa

Siempre con datos de 2014, el total del activo de las empresas públicas asturianas ascendía entonces a 1.058 millones de euros, concentrándose de nuevo el 89% en cuatro: Gispasa (la mayoritaria, con un 43%), Sogepsa, Viviendas del Principado de Asturias (Vipasa) y la Sociedad de Promoción del Principado de Asturias (SRP). Respecto a 

Además, el Tribunal de Cuentas indica que las deudas a largo plazo aglutinaban el 44% del total del patrimonio neto y pasivo y hace hincapié en que el volumen de deudas de Sogepsa, Gispasa y Vipasa implicaban un 64%, un 40% y un 47% del total, respectivamente.

Por su parte, el endeudamiento de las 11 fundaciones asturianas ascendía en 2014 a cuatro millones de euros, destacando el informe del Tribunal de Cuentas que el 99% del endeudamiento vivo a fecha del 31 de diciembre de 2014 se concentraba en la Fundación Barredo. Además, se subraya que los resultados obtenidos en ese ejercicio, de menos un millón de euros, empeoraban de manera generalizada con respecto a 2013, cuando la cuenta de resultados era positiva y ascendía a 10 millones de euros. 

Beneficios en 2013 y pérdidas en 2014 para SASEC y la Fundación Niemeyer

En este sentido, se destaca que las fundaciones Centro Cultural Oscar Niemeyer y el Servicio Asturiano de Solución Extrajudicial de Conflictos (SASEC) habían obtenido resultados positivos en el 2013 e incurrían en pérdidas en 2014. En concreto, con una variación porcentual del 104% y del 352% respectivamente. El informe también menciona que, por el contrario, la Fundación Comarcas Mineras (Fucomi) mejoraba los resultados obtenidos en 2013, al incrementarlos en un 301%, y consolidaba sus beneficios por importe de 582 millones de euros. 

El balance total de las 11 fundaciones asturianas a 31 de diciembre de 2014 ascendía a 63 millones de euros, que supuso un ligero aumento el 7% respecto a 2013. Cinco de esas fundaciones aglutinaban el 93% del volumen total de activo: la Fundación Barredo, la Fundación Asturiana de la Energía (Faen), la Fundación Asturiana de Atención y Protección a Personas con Discapacidades y/o Dependencias (Fasad), la Fundación para el Fomento en Asturias de la Investigación Científica Aplicada y la Tecnología (Ficyt) y el Centro Cultural Internacional Oscar Niemeyer. El patrimonio neto era de 38 millones de euros y, según el Tribunal de Cuentas, el epígrafe más significativo son las subvenciones, las donaciones y los legados recibidos, que supusieron un 70% del total. Y de este, las fundaciones Barredo y Oscar Niemeyer aglutinaron el 66%. 

Cabe destacar también que, dentro de las limitaciones a la hora de elaborar este informe, el Tribunal de Cuentas menciona expresamente a Asturias, junto a Galicia, La Rioja y Ceuta, por ser las comunidades y ciudades autónomas que más difícil se lo han puesto. En concreto, en el caso de Asturias, se indica que, al igual que en años anteriores, «no se ha facilitado a la Sindicatura acceso informático a los datos de todo el ejercicio 2015, solo a los estados de liquidación del presupuesto de gastos de la Administración General para los capítulos 2 y 6, correspondientes a los cuatro primeros meses de 2015, que no son suficientes para una fiscalización completa de los hechos posteriores a 2014».

Cuentas advierte del peligro de seguir incrementando la deuda regional por préstamos

De las cuentas del Principado, el informe indica que continúa la tendencia del crecimiento de la deuda de la Administración por préstamos recibidos que ya se había iniciado en 2009. Y advierte de nuevo: «El endeudamiento de la Administración se ha ido incrementando desde el ejercicio 2009 de forma gradual y progresiva hasta alcanzar a finales de 2014 los 3.008 millones de euros. Esta tendencia alcista puede comprometer a futuro la situación económico-financiera de la comunidad autónoma». De esos 3.008 millones de euros, 1.933 millones correspondían a préstamos bancarios, 48 millones a préstamos vivienda, 243 al fondo de financiación de pago a proveedores (FFPP) y 782 al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA). En balance, añade el informe, también figuran como deuda los convenios suscritos con la Administración del Estado por importe de 559 millones. 

Asimismo, el documento del Tribunal de Cuentas refleja que, tal y como se ha venido poniendo de manifiesto en los informes de fiscalización de la Sindicatura correspondientes a ejercicios anteriores, «la Administración carece de un inventario que recoja la totalidad de los bienes y derechos debidamente actualizado, conforme a la normativa vigente aplicable, habiéndose estancado en la labores de identificación y regularización de los elementos de inmovilizado no financiero que ya fueron iniciadas en el ejercicio 2009». Es más, «la memoria no contiene la información mínima sobre el inmovilizado no financiero exigida por el Plan General de Contabilidad Pública de la comunidad», además de que «los datos que facilita sobre las altas y las bajas del ejercicio 2013 no son completos ni coincidentes con los que figuran en la contabilidad de la Administración General del Principado».

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

El Tribunal de Cuentas confirma la mala salud de las empresas públicas asturianas