La patronal negocia la llegada a Asturias de dos empresas de consumo procedentes de Cataluña

El presidente de FADE reconoce que los empresarios están «vendiendo» las bondades de la región para facilitar los traslados


Redacción

Volotea ha sido la primera pero posiblemente no será la única. La patronal asturiana quiere pescar en el río revuelto que está suponiendo la fuga de empresas de Cataluña. Las conversaciones son discretas y alejadas del foco mediático para evitar que una filtración pueda dar al traste con la operación, pero desde la Federación Asturiana de Empresarios (FADE) trabajan para que alguna de las sociedades que se están planteando dejar Cataluña por el desafío separatista se traslade a Asturias. Alberto González, director general de FADE, no quiso dar nombres ni mencionar el sector al que pertenecen, pero hoy el presidente de la patronal, Pedro Luis Fernández, ha concretado que las que están más cerca son dos compañías del sector «del gran consumo».

El líder de los empresarios asturianos ha especificado que «son dos compañías del sector del gran consumo que próximamente van a plantear su salida y les hemos invitado a venir a Asturias». «Estamos vendiéndoles la región y hablándoles de nuestras bondades», ha añadido. Además, ha señalado que una de ellas tiene un proveedor en el Principado, por lo que «pueden aprovechar sinergias». Por último, ha citado la necesidad de que la administración autonómica tome medidas para facilitar esos traslados, fundamentalmente tomando medidas fiscales. «Si pudiese ser mejor que en el resto de comunidades lo aplaudiríamos, pero sería bueno que, al menos, fuera igual», ha apostillado.

No hay fechas ni plazos, pero Alberto González explicaba ayer que «la situación se ha acelerado» debido a los continuos cambios que se están produciendo en Cataluña. Al menos 805 empresas han trasladado su sede social a otros puntos de España desde el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre hasta el pasado martes, según datos del Colegio de Registradores de España. Solo ese día, movieron su sede social desde Cataluña 105 empresas: 78 en Barcelona, 23 en Lérida, 3 en Tarragona y una en Gerona. En sentido contrario, desde el 2 de octubre hasta el martes han llevado su domicilio social a Cataluña 43 empresas, lo que deja un saldo negativo de 762. Consciente de esta sangría, Asturias no quiere quedarse sin su parte del pastel y ya ha comenzado a moverse para intentar atraer a alguna de esas empresas. Los empresarios esperan que, tras Volotea, lleguen más.

Alberto González ha reconocido que, de momento, de esas 800 empresas, solo Volotea ha elegido Asturias para cambiar su domicilio social. Eso sí, ha añadido que «alguna lo está pensando y estamos detrás de ella». Ahora ya se sabe que, al menos dos de ellas, son del sector del gran comercio. El responsable de la patronal ha afirmado que los empresarios no quieren formar parte de una guerra entre comunidades, pero sí que pretenden jugar sus bazas en los casos en los que hay posibilidades reales. «Alguna de las que está pensando salir es muy probable que lo haga y puede venir a Asturias», ha apuntado González, quien evita dar algún tipo de pista para que una filtración no enturbie las conversaciones. El papel de la patronal y las buenas relaciones entre Pedro Luis Fernández, presidente de FADE, y Carlos Múñoz, consejero delegado de la aerolínea, han sido clave para que Volotea se decantase por el Principado. Los empresarios asturianos aspiran a jugar un papel similar en el resto de operaciones.

«Hasta ahora las que se han ido han trasladado su domicilio social, pero creo que en una segunda fase, si todo sigue así, las empresas acabarán sacando también sus centros de producción de Cataluña», ha afirmado el secretario general de FADE. De hecho, González ha señalado que existe una empresa que baraja mudarse a Asturias «y con ella se está hablando de las dos opciones». Incluso ha dejado abierta la posibilidad a que se produzca el traslado del centro de producción sin la sede social.

FADE y el Banco Sabadell

La patronal asturiana ha intentado, desde el primer momento, atraer a empresas que habían decidido irse de Cataluña por la crisis política. El presidente de FADE, Pedro Luis Fernández, se dirigió por carta al presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, para mostrarle «que Asturias estaría encantada de recibirlos», ante la posibilidad de que la nueva sede social de la entidad bancaria fuese Oviedo. El mismo día en el que el banco comunicó el traslado de sede a Alicante, se especuló con la posibilidad de que se mudase a Asturias o a Madrid, de ahí el movimiento del líder de los empresarios.

«Sois una entidad querida y apreciada en esta tierra, en la que vuestro equipo está muy bien considerado entre los empresarios, que estaríamos orgullosos de contar con vuestra presencia», argumentó Fernández para tratar de convencer al banquero. «Una tierra desde la que podéis seguir siendo un banco de referencia para las empresas españolas y uno de los pilares de nuestro sistema financiero», concluyó el presidente de FADE.

Valora este artículo

7 votos
Comentarios

La patronal negocia la llegada a Asturias de dos empresas de consumo procedentes de Cataluña