¿Hace un chupito de crema catalana a la salud del «Artículo 155»?

Rubén Lavandera, el empresario gijonés que popularizó la marca de aguardientes «Hijoputa», lanza un licor con el nombre del artículo constitucional del momento

Dos botellas del licor asturiano de crema catalana «Artículo 155»
Dos botellas del licor asturiano de crema catalana «Artículo 155»

Gijón

El gijonés Rubén Lavandera Morís no se corta con las marcas. Ni la Constitución del 78 está a salvo de su ingenio comercial. Hace unos años dio el campanazo al elegir «Hijoputa» para una marca de licores, y ahora echa mano de la actualidad y de la mismísima Carta Magna para repetir suerte. Su producto está en el mercado desde hace dos días: un licor de crema catalana cuyo nombre es «Artículo 155» y cuya etiqueta, en tonos rojos y gualdas, promete que su degustación «Te dejará tocao». Al lado, las caricaturas de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras asoman de un caldero, emblema del célebre orujo comercializado desde Carreño por este emprendedor gijonés.

«El licor ya lo fabricábamos. Se me ocurrió sobre la marcha lo de ponerle ese nombre, y me dije: "Voy a ver, no vaya a ser que se me adelante Rajoy". Llamé al registro de Patentes y Marcas, me confirmaron que se podía registrar, encargué las etiquetas y ahí estamos», cuenta Lavandera. El producto lleva dos días en el mercado y empieza a hacer ruido en redes sociales.

El empresario que osó poner en marcha toda una línea de productos de alimentación -licores, conservas de pescado y galletas- con nombres como «Cojonudos, «Orujo pa Pecadores», «Sinvergüenza», «Don Pedo», «Dulces Orgías», «Chochinos», «Orgías del mar un orgasmo para el paladar», es consciente de que se la juega. Porque se da el caso de que el principal mercado de su empresa está en Cataluña. Rubén Lavandera asume que es «impredecible» saber qué impacto tendrá su ocurrencia en una autonomía donde vende bien de sus licores «y sobre todo las galletas, los "Chochinos"». 

«Ya se verá. De momento, algunos de mis clientes de allí no han dicho nada en las redes, pero algún otro que no es cliente, y además independentista, me ha dicho que es bueno que estas cosas provoquen risas», cuenta Lavandera, convencido de que esas risas «hacen falta».

Rubén Lavandera Morís, con más de tres décadas en el sector de ventas a hostelería, tuvo en 2002 la iniciativa que le cambiaría la vida profesional. Su ocurrencia de registrar la marca «Hijoputa» para un licor le llevaría a fundar su propia empresa, «Licores y Aguardientes Hijoputa», consolidada como una referencia en el sector.

Valora este artículo

18 votos
Comentarios

¿Hace un chupito de crema catalana a la salud del «Artículo 155»?