El nuevo «boom» de la industria revoluciona la economía asturiana

El Principado cumple tres años antes de tiempo el objetivo europeo de que el sector represente más del 20% del PIB regional. Isaac Pola califica el dato de crecimiento de «muy relevante» y advierte de que la falta de presupuestos puede condicionar las cifras de 2018

El consejero de Industria, Isaac Pola, la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, el consejero delegado del Grupo Danial Alonso, Orlando Alonso; así como el director de la Autoridad Portuaria, Rubén Marín.El consejero de Industria, Isaac Pola, la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, el consejero delegado del Grupo Danial Alonso, Orlando Alonso; así como el director de la Autoridad Portuaria, Rubén Marín
El consejero de Industria, Isaac Pola, la alcaldesa de Avilés, Mariví Monteserín, el consejero delegado del Grupo Danial Alonso, Orlando Alonso; así como el director de la Autoridad Portuaria, Rubén Marín

Redacción

La industria es el motor económico de Asturias. No es nada nuevo, pero sí lo es su contribución a la riqueza de la región, que se ha acelerado de forma espectacular en el último año. La economía de la comunidad autónoma creció el año pasado muy por encima de lo que pronosticaban los analistas (+3,5%), cifra que sitúa al Principado solo por detrás de Aragón y por encima de la media española (3,1%). Aunque todas las ramas de actividad mejoran en la comparativa anual, la industria vuelve a suponer más del 20% del PIB autonómico, dato que permite a Asturias cumplir, tres años antes, con el objetivo marcado por la Unión Europea. Isaac Pola, consejero de Industria, presume del logro y afirma que «algo estaremos haciendo bien». Pero lanza una advertencia. La falta de presupuesto en 2018 puede provocar que la mejoría se estanque.

Pola considera que el aumento del PIB del 3,5% en 2017 -según el dato del Instituto Nacional de Estadística (INE)- es «francamente destacable». El consejero asegura que, al igual que en otras ocasiones se producen «profusas valoraciones de datos no positivos», es interesante «poner en valor un dato tan relevante». Aunque muestra prudencia, deja claro que «algo estaremos haciendo bien», y destaca que Asturias presentó el año pasado mejores números que Madrid, Cataluña o País Vasco. El consejero saca pecho -el 3,5% del PIB es la mejor cifra de la última década- pero reparte responsabilidades. «Creo que el esfuerzo de los agentes sociales, empresas y sindicatos, ha tenido un fruto significativo».

La importancia de la industria

La industria siempre ha sido el motor económico de la región, aunque su importancia se ha incrementado en 2017 y ha recuperado niveles de años anteriores. Pero no solo mejora la industria, sino que el consejero recuerda que «han contribuido todos los sectores económicos». La industria creció el año pasado en torno al 11,3% respecto del ejercicio anterior, apunta Pola, quien también destaca «el resultado extraordinario de turismo. El sector servicios, la hostelería y el turismo toma un protagonismo relevante», sostiene. También ha sido importante la construcción que, en palabras del consejero «ha rediseñado su actividad, orientada ahora a las reformas, a la rehabilitación con la perspectiva de eficiencia energética». Estos tres sectores son los que explican mayoritariamente el crecimiento del PIB. 

El nuevo boom de la industria permite a Asturias recuperar el nivel y volver a estar por encima del 20% del PIB. En concreto, el 20,4%. Esto supone que Asturias, según asevera el consejero, se mantenga entre las regiones europeas industriales. «Ese objetivo del 20% del PIB es un compromiso de Europa para 2020 como referencia. Ahora ya estamos por encima, junto a unas pocas regiones españolas». Pola también recuerda que Asturias participa en la iniciativa Vanguard -creada en 2013 y formada por 28 regiones industriales europeas que apuestan por un nuevo crecimiento para Europa, a través de la especialización Inteligente-. Solo tres comunidades españolas tienen cabida en ese proyecto: Cataluña, País vasco y Asturias

Según el INE, el sector servicios también avanza con pujanza, junto al comercio y turismo, y en conjunto ya suman el 20,1% del PIB. Por su parte, la construcción repunta al 15,2% del PIB, porcentaje que, en opinión del consejero «es significativo».

Noticia sorpresa

Que el PIB autonómico haya crecido de forma tan espectacular ha cogido por sorpresa incluso al gobierno del Principado. «Es una noticia muy relevante. Incluso diría que no muy esperada», reconoce Isaac Pola, quien explica que «todas las previsiones de los agentes apuntaban a un nivel de crecimiento inferior. Todos estamos un poco sorprendidos por una parte y por otra parte nos congratulamos del buen dato».

En cuanto a las explicaciones de la cifra, Pola sostiene que en los últimos meses había «indicadores de que la cosa pintaba bien», Por ejemplo, apunta que el número de empresas aumentó en 693 respecto al año pasado, hasta cerrar 2017 con 68.368 sociedades. Además, la tasa de producción industrial subió por encima de media, la tercera mejor del país, con un aumento del 7,2%. También se registró un récord histórico de exportaciones, hasta los 4.200 millones euros, un 19% más que en 2017. Todos estos indicadores, unidos a que ya van 53 meses consecutivos de descenso interanual del paro, invitaban a un moderado optimismo. Con todo, Pola deja claro que «sinceramente, nos ha sorprendido esa traducción en este buen dato que es agregado y está compuesto de todos estos factores estadísticos».

Previsiones para 2018

Respecto a las previsiones de crecimiento para 2018, los distintos expertos en la materia pronostican un crecimiento inferior. «Lo que está en nuestra mano es perseverar en aquellas herramientas que están arrojando buenos resultados. Es lo máximo que podemos hacer», afirma el responsable de industria en la región.

El consejero cree que el dato puede volver a ser bueno, pero advierte de un elemento que puede condicionar su evolución. «La falta de presupuesto nos supone retrasos significativos y que no se pueda producir el inicio de determinadas actuaciones». A pesar de los inconvenientes, el consejero añade que «trataremos de paliar esas deficiencias con la aprobación de crédito extraordinario y perservar en lo que funciona: las exportaciones, reducción del desempleo, incremento de actividad y proyección de la actividad económica».

Concertación social

El consejero considera que la concertación ha contribuido, en parte, al crecimiento del PIB en 2017. Belarmino Feito, presidente de la Federación Asturiana de Empresarios (FADE), ha repetido en varias ocasiones que, si como ha ocurrido en varias ocasiones, no se cumple un porcentaje elevado de los compromisos firmados, la concertación social no tiene mucho sentido. El consejero considera que «la concertación es un instrumento que nos hemos dado para englobar toda nuestra estructura de promoción económica. Tiene varias vertientes y es un elemento dinámico y sus planteamientos van adaptándose a realidades cambiantes». «Una cosa es que haya un documento de referencia en el momento inicial y otra que a medida que se desarrollen los acontecimientos se van adaptando», añade.

A pesar de las discrepancias que pueda tener la patronal, Pola asegura que «el dato tan positivo -de crecimiento del PIB- nos debe servir como estímulo». «Confiamos en que los agentes involucrados se sumen a la senda positiva», concluye.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

El nuevo «boom» de la industria revoluciona la economía asturiana