Las claves para no perderse con la renta

Los expertos avisan de la importancia de revisar el borrador antes de confirmarlo y no olvidar ninguna deducción, ni estatal ni autonómica, para abaratar la factura del IRPF

.

Los más aplicados a la hora de querer saldar sus cuentas anuales con Hacienda están a punto de poder hacerlo. Aunque la Agencia Tributaria (AEAT) abrió este año con tres semanas de antelación (el pasado 15 de marzo) el plazo para solicitar los datos fiscales y acceder a ellos, será el próximo miércoles, 4 de abril, cuando los contribuyentes puedan presentar su declaración del IRPF, tanto desde la web como por teléfono y, como novedad, también con un solo clic de móvil o tableta, tras descargarse la nueva aplicación disponible para iOS y Android. Y aunque la campaña de la renta 2017 vaya a ser la más on-line hasta la fecha, llena de novedades técnicas que agilizan el trámite hasta la práctica inmediatez, los expertos insisten en que hay pasos que el contribuyente no debe descuidar. El primero, comprobar minuciosamente la corrección de los datos. Las principales claves para no perderse -ni perder- en el IRPF se detallan a continuación:

COMPROBACIÓN

Las prisas pueden salir caras. El Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) advierte que las prisas para validar el borrador de la declaración pueden llevar a que el contribuyente no subsane errores, los cometa o no incluya deducciones de las que podría beneficiarse para reducir su factura tributaria. Cabe recordar, además, que este año ha desaparecido el borrador en papel, tras constatar la AEAT el casi nulo uso que se hacía de él, ya que de los 625.000 enviados el pasado año únicamente se presentaron 727.

DEDUCCIONES

De la compra de vivienda a los cambios familiares. Gestha insiste en que entre los olvidos más frecuentes -a los que hay que sumar los de las peculiaridades de las comunidades autónomas en materia de deducciones- están, por ejemplo, no incluir en los rendimientos de trabajo algunos gastos deducibles, como las cuotas sindicales o las obligatorias de colegios profesionales (500 euros de límite al año), así como los gastos en abogados para defenderse frente a la empresa (300 euros de tope). Los trabajadores en activo con discapacidad, en función de su grado, pueden desgravar entre 3.500 y 7.750 euros.

También hay que prestar atención a la titularidad de los inmuebles -para no asumir imputaciones de rentas inmobiliarias incorrectas- y a las ganancias patrimoniales, que, al igual que las subvenciones del plan PIVE o para comprar vivienda, deben estar incorporadas en la propuesta de declaración «para evitar que la Agencia Tributaria practique una liquidación e imponga una sanción». Los técnicos de Hacienda recuerdan que hay exenciones disponibles para las ganancias patrimoniales de los mayores de 65 años o dependientes que transmitan su vivienda habitual o vendan cualquier tipo de bien, siempre que destinen lo obtenido a la creación de una renta vitalicia asegurada, con un límite de 240.000 euros y en un plazo de seis meses.

Los cambios en la situación familiar (nacimientos, divorcios o defunciones), las deducciones por alquiler o compra de vivienda habitual, las aportaciones a planes de pensiones o las devoluciones recibidas en concepto de cláusulas suelo son otros de los conceptos que Gestha recomienda revisar a conciencia antes de hacer clic para confirmar la renta 2017.

PLAZOS

Desde el 4 de abril hasta el 2 de julio. Los contribuyentes pueden presentar su declaración, tanto por Internet como por teléfono, desde este miércoles, pero el plazo para solicitar cita previa en el plan Le Llamamos abre la víspera, el día 3. En cualquier caso, no será hasta el próximo mes (concretamente a partir del 10 de mayo) cuando las oficinas de la AEAT comiencen el servicio de atención presencial, para el que puede pedirse cita desde el día 8 del mismo mes. La campaña 2017 concluirá el 2 de julio, aunque el 27 de junio será la fecha límite para domiciliar las declaraciones a ingresar.

SUBSANAR ERRORES

Es posible. Si el contribuyente cree que su declaración -ya presentada- contiene algún error, puede corregirlo antes de que se cierre la campaña, modificándola y sustituyéndola a través del programa Renta Web, tanto si el error es a favor del fisco como en contra. Pero desde el 2 de julio, si es Hacienda la perjudicada, la situación cambia, ya que se penaliza al ciudadano.

Saldar cuentas con un clic del móvil o en casa, si pedimos que el fisco nos llame

La gran novedad es el estreno de una aplicación de la Agencia Tributaria para el móvil que puede descargarse gratuitamente para Android y Apple y que permitirá a los contribuyentes gestionar y presentar su declaración con un solo clic, sin disponer de ordenador. Hacienda estima que casi cinco millones de personas podrán presentarla así desde este miércoles. Además, esta herramienta permite gestionar hasta una veintena de declaraciones, lo que hace posible que el contribuyente tramite la suya y la de allegados o familiares, al admitir hasta veinte NIF distintos.

La otra innovación del año es el plan Le Llamamos. Comenzó la campaña pasada como un proyecto piloto en el que se realizaron 20.000 llamadas, pero la Agencia Tributaria lo va a extender esta primavera a cualquier contribuyente que encaje en el perfil de asistencia telefónica.

Esta vía para saldar cuentas con Hacienda es sencilla. Quien esté interesado en usarla debe pedir cita (a partir del martes 3, ya que las llamadas comenzarán a devolverse desde el 4) en la página de la AEAT (www.agenciatributaria.es) o por teléfono en los números con servicio automatizado 901 22 33 44, 91 553 00 71, 901 12 12 24 o 91 535 73 26.

El servicio facilitará las citas cada quince minutos y realizará las llamadas entre las 9 de la mañana y las 20.30 de la tarde. Hacienda subraya que, en el momento en el que el fisco realice la llamada, el contribuyente deberá tener «a mano» toda la información necesaria para confeccionar la declaración.

¿Pero qué contribuyentes tienen el perfil de atención telefónica? Pues, además de aquellos a los que se les invite por carta, podrán utilizar el servicio quienes tengan declaraciones sencillas y quienes en el 2017 hayan obtenido unos rendimientos del trabajo inferiores a 65.000 euros, unos rendimientos de capital mobiliario menores de 15.000 euros y cuyos ingresos de capital inmobiliario no deriven de más de un inmueble o contrato (como un alquiler). También aquellos que tuvieran ganancias o pérdida patrimoniales no derivadas de transmisiones, salvo que correspondan a actividades económicas. Quedan excluidos quienes tributen por módulos, que deberán ir a las oficinas de la AEAT.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

Las claves para no perderse con la renta