Inteligencia asturiana para mejorar la calidad de las instalaciones eléctricas

La empresa Gesinne diseña, patenta y comercializa estabilizadores de la tensión para optimizar consumos

Gesinne
Gesinne

Redacción

La innovación se ha convertido en el elemento diferencial de las empresas del siglo XXI. Las nuevas tecnologías han revolucionado los negocios y la competencia ha motivado que sean las que desarrollan los productos más revolucionarios las que despuntan. En un mercado cada vez más globalizado, existe un buen número de compañías asturianas que son referentes mundiales por la exclusividad de sus productos. Un ejemplo de ello es Gestión e Innovación en Eficiencia Energética (Gesinne), que diseña, patenta y comercializa estabilizadores inteligentes de la tensión para optimizar consumos eléctricos.

Gessine es una ingeniería constituida en 2014 que se dedica a mejorar la calidad eléctrica de las instalaciones. Para ello, optimiza los parámetros de la red y soluciona problemas particulares, como pueden ser sobretensiones, subtensiones, desequilibrios... Esto permite aumentar el rendimiento y vida útil de los equipos receptores de energía y, en general, reduce las operaciones de mantenimiento en la maquinaria. Además, el aparato evita pérdidas eléctricas innecesarias y, por tanto, genera un ahorro energético, según aseguran desde la empresa, de hasta el 17%. El ahorro producido depende de la situación de la red en cada momento y de la tipología y edad de los receptores y la instalación, pero los valores habituales se sitúan entre el 10 y el 12%.

Jesús Alonso Vallaure, director ejecutivo de la empresa, explica que Gesinne es «un referente mundial para conseguir que el suministro eléctrico sea óptimo». Alonso recuerda que la empresa comenzó desarrollando y fabricando productos para el sector industrial y terciario. En ese mercado, la compañía alcanzó acuerdos con empresas como Endesa, un negocio que les dio prestigio y les abrió las puertas a nuevos contratos. Más tarde también firmaron acuerdos con otras como Gas Natural o EDP. 

Esos fueron sus orígenes, pero sus objetivos son ambiciosos. Ahora están empezando en el sector hospitalario y esperan consolidar su proceso de expansión. Uno de sus planes es convertirse en una empresa de referencia en Panamá, donde ya han cerrado ventas. «Es un mercado más sencillo para nosotros. Nuestro gran nicho de mercado está en Sudamérica, Centroamérica y Estados Unidos», afirma Alonso.

Paralelamente a este crecimiento, Gesinne también tiene intención de dar el salto en la instalación de equipos domésticos. «Estamos a la espera de conseguir financiación», asevera Alonso, quien especifica que para que la fabricación de los aparatos sean rentable es necesaria una producción que va entre 5.000 y 10.000 unidades, por lo que la inversión es importante. La previsión es que el precio de venta de cada dispositivo se sitúe entre 250 y 300 euros y que supondrá un ahorro aproximado del 10%. La principal ventaja competitiva de la empresa, según explica su responsable, es que «no existe en el mundo un equipo que haga exactamente lo mismo que hace el nuestro».

Duplicar la facturación

Gesinne facturó el año pasado algo más de 800.000 euros, pero su objetivo para este año es ambicioso. Alonso se marca la meta de facturar 1,6 millones, es decir, el doble. «Tenemos acuerdos con eléctricas para hacer unos 1.000 equipos al año. Eso ya está negociado y firmado», por lo que el crecimiento está asegurado. La empresa está formada por 12 ingenieros y otros ocho trabajadores en la parte operativa.

«Sin el CEEI no hubiéramos conseguido, ni mucho menos, los niveles de satisfacción ni de expectativas que tenemos»

La importancia del CEEI

La empresa destaca la importancia que ha tenido el grupo Idepa en su crecimiento. «El Centro Europeo de Empresas e Innovación del Principado de Asturias (CEEI) fue un gran descubrimiento para nosotros», explica el CEO de la empresa. «Ha sido un apoyo tremendo, porque nos ha acompañado casi desde el inicio, desde el segundo año, en todo el desarrollo de planes de expansión, de modelos de negocio, y nos ha puesto en contacto con inversores», añade. «Siempre hemos ido de la mano y fueron ellos los que nos han presentado a la Sociedad Regional de Promoción del Principado de Asturias (SRP), y conseguimos que la SRP esté en el desarrollo del proyecto ayudando en la adquisición del banco de pruebas. Ahora estamos hablando de más operaciones y tengo claro que sin el CEEI no hubiéramos conseguido, ni mucho menos, los niveles de satisfacción ni de expectativas que tenemos», concluye.

Valora este artículo

3 votos
Comentarios

Inteligencia asturiana para mejorar la calidad de las instalaciones eléctricas