La insatisfacción de Thyssenkrupp pese a sus 190 millones de beneficio

El grupo industrial alemán gana un 36% menos que en el mismo periodo del año pasado

Thyssenkrupp Airport
Thyssenkrupp Airport

Oviedo

El grupo industrial alemán Thyssenkrupp registró un beneficio neto atribuido de 190 millones de euros en los nueve primeros meses de su año fiscal, que concluirá el próximo mes de septiembre, lo que representa una caída del 35,8% en relación al mismo periodo del ejercicio precedente, según informó la multinacional alemana, que ha reconocido «no estar satisfecha» con sus resultados.

«Hemos visto una imagen mixta», declaró el presidente del consejo de Thyssenkrupp, Guido Kerkhoff, subrayando que la compañía «no está satisfecha con los resultados». «No hay razón para endulzarlo. El flujo de caja es insatisfactorio y eso es una situación que no es sostenible en el largo plazo. Tenemos que mejorar significativamente en todos las áreas de negocio», añadió.

Los resultados de Thyssenkrupp excluyen las cuentas de Steel Americas, su negocio siderúrgico americano, del que la alemana se ha desprendido en los últimos años y que en los nueve primeros meses del pasado ejercicio llevó a la compañía a perder 751 millones de euros. Los pedidos de Thyssenkrupp alcanzaron durante los tres primeros trimestres de su ejercicio fiscal un total de 31.122 millones de euros, una cifra un 1% inferior a la de un año antes, mientras las ventas netas del grupo sumaron 31.683 millones de euros, un 2,9% más.

El negocio de ascensores de la alemana facturó un 2,9% más, hasta 5.538 millones de euros, mientras que el área de componentes elevó un 4% sus ingresos, hasta 5.878 millones, y el negocio de acero en Europa facturó un 6,8% más, hasta 7.065 millones. Por su parte, el resultado neto de explotación (Ebit) de Thyssenkrupp en los nueve primeros meses de su año fiscal alcanzó los 1.098 millones de euros, un 11,5% más que un año antes, con un margen de Ebit del 3,5%, frente al 3,2% del ejercicio precedente.

En el tercer trimestre de su ejercicio, Thyssenkkrupp registró pérdidas de 131 millones de euros, frente al beneficio neto atribuido de 254 millones cosechado entre abril y junio de 2017, mientras que sus ventas netas en este periodo sumaron 11.117 millones de euros, un 6,5% más, con un avance del 6,6% de los pedidos, hasta 10.886 millones.

Thyssenkkrupp anunció a principios del pasado mes de julio un acuerdo para la creación de una 'joint venture' con la siderúrgica india Tata Steel, controlada al 50% por ambas empresas, en la que combinarán sus respectivos activos europeos, dando origen a un gigante del sector con una facturación en torno a los 17.000 millones de euros anuales y casi 50.000 empleados. Sin embargo, accionistas de referencia de la siderúrgica alemana se habrían mostrado contrarios a esta alianza, provocando la dimisión del entonces consejero delegado de Thyssenkrupp, Heinrich Hiesinger.

Valora este artículo

2 votos
Comentarios

La insatisfacción de Thyssenkrupp pese a sus 190 millones de beneficio