El apagón aéreo de Asturias enciende las luces de alerta

La región pierde para este invierno los enlaces de Lisboa, Londres, París y Ginebra. El Principado desvincula la salida de TAP de la competitividad del aeropuerto

El aeropuerto de Asturias
El aeropuerto de Asturias

Redacción

El apagón aéreo internacional de Asturias ya es un hecho. Durante este invierno, la comunidad no contará con ningún vuelo fuera de nuestras fronteras. El anuncio de la aerolínea portuguesa TAP del cierre de la línea Asturias-Lisboa por la dificultad de contratar tripulantes se une a la desconexión de los enlaces con Ginebra, Londres y París. La falta de vuelos internacionales amenaza con desatar una marejada política y empresarial. El Principado, por su parte, ha desvinculado la salida de TAP de la competitividad del aeropuerto y ha recordado que ha licitado dos contratos de promoción, uno para vuelos nacionales (Madrid y Barcelona) y otro para enlaces internacionales con París, Londres y Francfort.

Asturias se ha quedado así sin enlaces internacionales en la campaña de invierno. El vuelo de Ginebra se cerró el 1 de septiembre. El de Londres Heathrow finalizó el 1 de octubre, el de Londres Gatwick se cancela el próximo 28 de octubre al icual que el de Londres Stansted y este de Tap hacia Lisboa. El enlace a París también cierra ese día, aunque operará dos vuelos en Navidad.

La aerolínea portuguesa TAP dejará de volar a partir del 28 de octubre desde el aeropuerto de Asturias, además de A Coruña y Vigo. La compañía lusa que conectaba la terminal asturiana con Lisboa desde el año 2014, anunció este lunes su decisión, justificándola «por la enorme dificultad en la contratación de tripulaciones que ha experimentado White», división que maneja sus aviones ATR turbo-hélice.La programación de vuelos del aeropuerto de Asturias para la campaña de invierno, que abarca desde el último fin de semana de octubre hasta marzo, no incluye ninguna conexión internacional.

La aerolínea de bandera de Portugal señala que los problemas encontrados en la contratación de pilotos les ha llevado a realizar un estudio de rentabilidad de todas sus líneas y el constreñimiento que asegura sufre en el aeropuerto de Lisboa debido a su saturación de vuelos y la imposibilidad  de aumentar su espacio operativo.

La TAP decide así bajar su presencia en la capital lusa sacrificando los tres vuelos del noroeste peninsular. Asturias pierde así uno de los enlaces más importantes de la Península, que permitían volar al resto de Europa, América y África.

Por su parte, el Gobierno del Principado ha asegurado no tener conocimiento oficial de que la compañía portuguesa TAP haya decidido dejar de operar el vuelo entre el aeropuerto de Asturias y Lisboa y considera que no es una decisión tomada exclusivamente en función de la competitividad del aeródromo regional.

Así, en un comunicado, el Ejecutivo asturiano señala que, de confirmarse esta decisión, se trataría de «una mala noticia» e incide en que el hecho de que el previsible abandono de TAP afecte también a Vigo y A Coruña indica que las causas no están vinculadas a la competitividad del aeropuerto asturiano.

El Principado recuerda que TAP venía ofreciendo entre 5 y 7 frecuencias de vuelos semanales con Lisboa desde 2014 y que durante todos esos años, «y a diferencia de otras empresas», ha mantenido su oferta comercial sin que recibiese subvención alguna.

Según el Gobierno, se trata de un hecho «que debe ser subrayado, especialmente ante quienes reducen la oferta de vuelos a una cuestión de dinero» e incide además en que la gestión del aeropuerto depende de la empresa pública estatal AENA y que las competencias del Principado en este asunto «son muy limitadas».

«La competencia es del Estado, se trata de un mercado liberalizado y nuestra capacidad se reduce a la puesta en marcha de contratos de promoción turística», añade el Gobierno que asegura que trabaja en la mejora de la oferta de vuelos del aeropuerto, tanto nacionales como internacionales.

Para ello, recuerda, se han licitado dos contratos de promoción, uno para vuelos nacionales (Madrid y Barcelona) y otro para enlaces internacionales con París, Londres y Francfort y el Gobierno prepara otras gestiones con el mismo objetivo de consolidar la oferta del aeropuerto «que cerró 2017 con uno de los mejores registros de su historia».

Por su parte, la presidenta de Foro, Carmen Moriyón, ha afirmado que la desaparición del vuelo directo a Lisboa supone que la región «queda desconectada por aire con el resto del mundo», por lo que ha alertado de un posible «apagón aéreo».

Moriyón ha calificado la noticia de «mazazo para el desarrollo de Asturias» que se une al «enorme retraso y precariedad» en la conectividad ferroviaria, por carretera y por mar. Así, ha alertado de un «apagón aéreo» en la comunidad al tener los asturianos «cada vez más difícil abrirnos al exterior, tanto para salir como para atraer visitantes».

Por todo ello, ha pedido al Ejecutivo autonómico ser «ecuánime» a la hora de destinar recursos para las conexiones aéreas y procurar un equilibrio entre las aerolíneas tradicionales con las empresas low cost. «Debería hacer el mayor de los esfuerzos por que Asturias esté bien conectada, lo mismo que están otras comunidades vecinas como Cantabria o el País Vasco», ha sentenciado.

Valora este artículo

4 votos
Comentarios

El apagón aéreo de Asturias enciende las luces de alerta

Este proyecto ha sido cofinanciado por