Hacia Alemania con amor

Amitay Yugueros emprendió un largo viaje en coche con su pareja con destino al país teutón en busca de mejores expectativas laborales

Amitay Yugueros
Amitay Yugueros

Redacción

El gijonés Amitay Yugueros cogió el coche un 20 de diciembre de 2015 con su pareja destino Alemania, en busca de unas expectativas laborales que no se cumplían en su Gijón natal. «Fui a la aventura, en busca de mejores oportunidades de trabajo», explica el asturiano, que recuerda ese desplazamiento al que ahora es su hogar. «La llegada fue sencilla, un largo viaje en un coche cargado de cosas con mi pareja, durante dos días aproximadamente, pasando la noche en Francia. Fue bastante agradable, aunque no me gustaría repetirlo, sinceramente», señala. 

Si bien el viaje no resultó ser lo complicado que esperaba, su proceso de adaptación a esa nueva realidad fue bastante duro. «La aclimatación ya no fue tan sencilla. El primer año fue el más duro, en el que hubo que superar varios obstáculos, entre ellos, la barrera del idioma. Sin embargo, una vez adaptado a este nuevo entorno, no me arrepiento de todo el esfuerzo que he hecho en este tiempo», narra el gijonés, que actualmente trabaja como empleado en Amazon en el país teutón, donde reside en Bad Hersfeld, una ciudad del estado de Hessen, con su pareja.

El asturiano considera que «el carácter de los alemanes es distinto al nuestro por lo general: no son tan confiados, algunos son bastante distantes al principio, aunque evidentemente hay de todo por el mundo». A pesar de las grandes celebraciones multitudinarias de las que hacen gala los germanos, como el archiconocido Oktoberfest, el gijonés apunta que «no son tanto de salir de fiesta como nosotros, son más de hacer las celebraciones en casa», aunque confirma el tópico de que «les gusta beber mucha cerveza». Además, afirma que «muchos conocen España porque han estado en Mallorca de vacaciones alguna vez».

La presencia asturiana en su entorno actual es casi inexistente, aunque el gijonés afirma coincidir con algún asturiano puntualmente en la zona en que vive. Además, señala que «en alguna vinatería puedes encargar sidra asturiana o vasca, pero sale bastante cara la botella». A pesar de la distancia entre Asturias y Alemania, no siente lejana su tierra natal. «Pues (Asturias) se vive con bastante cercanía: mi pareja y yo aún escuchamos `asturianaes´ en el coche de vez en cuando, siempre tenemos sidra a mano y productos para hacer fabada en casa. También tenemos materia prima para cocinar escalopines al cabrales y cachopos, y nunca falta mi pegatina de Asturias paraíso natural en la parte trasera del coche».

Amitay Yugueros vuelve siempre que puede al Principado, y considera que «cada vez que vas, ves que algo ha cambiado». «Estos cambios, a veces, son a mejor y otras a peor: se cierran negocios que te gustaban, la relación con algunas amistades ha cambiado... Otras cosas, sin embargo, no han cambiado para nada, y en la mayoria de los casos me he alegrado de que así fuera. La Semana Grande de Gijón es una de las cosas que nunca cambia y me gusta que sea así, es algo que me sigue gustando siempre que vuelvo», afirma.

El regreso a Asturias es una opción que está en la cabeza del gijonés, aunque no lo valora por el momento, ya que considera que no se dan los factores necesarios para que deje su trabajo y su casa en Alemania. «¿Si volvería a Asturias? La respuesta sería un sí rotundo, pero se tendrían que dar ciertas condiciones muy concretas para hacerlo, pues reconozco que aquí la vida es bastante buena también, y lo mas importante: te dan la oportunidad de forjarte un futuro, cosa que en España no sucede de forma tan sencilla», explica. Mientras espera a que se reúnan las condiciones para que su vuelta definitiva al Principado, el gijonés degusta los sabores de la región a miles de kilómetros de distancia.

Valora este artículo

10 votos
Comentarios

Hacia Alemania con amor

Este proyecto ha sido cofinanciado por