Un tenor asturiano debuta en la Metropolitan Opera House

El gijonés Alejandro Roy asume el rol de Calaf en la producción de la ópera «Turandot», en Nueva York

El tenor Alejandro Roy
El tenor Alejandro Roy

Redacción

El próximo jueves 31 de octubre, el tenor asturiano Alejandro Roy debutará en el que está considerado como uno de los escenarios operísticos más importantes del panorama mundial, la Metropolitan Opera House, donde asumirá el rol de Calaf en la producción de la ópera «Turandot» de Giacomo Puccini bajo la dirección del maestro italiano Marco Armiliato en la ya legendaria puesta en escena ideada por el recientemente desaparecido Franco Zeffirelli. Roy se convierte así en el primer asturiano en cantar en las tablas del coliseo neoyorquino, en el que estará acompañado por las sopranos Christine Goerke y Eleonora Buratto.

La vida de Alejandro Roy

Natural de Gijón, Alejandro Roy estudió en Florencia con la gran mezzosoprano Fedora Barbieri. Desde su debut como Tonio en «La fille du régiment» en el Teatro de la Zarzuela, ha actuado en los teatros más importantes tanto dentro de España (Teatro de la Zarzuela, Teatro Campoamor, Palacio Euskalduna, Teatro Cervantes) como a lo largo de Europa, comenzando con roles de tenor ligero (Almaviva, Nemorino o Edgardo) para incorporar posteriormente papeles más líricos como Macduff, Don Carlo o Pollione. Sus últimos compromisos han tenido lugar en Oviedo («Carmen»), Málaga («Aida») y Szczecin («Pagliacci»). Recientemente ha debutado con gran éxito en el Festival Puccini de Torre del Lago -Italia- protagonizando «La Fanciulla del West» y «Tosca».

Sus apariciones en zarzuela y ópera española incluyen roles protagonistas en títulos como «Doña Francisquita», «El gato montés», «Luisa Fernanda», «La Tabernera del Puerto», «La bruja», «El huésped del sevillano», «Los gavilanes», «Marina» o «Curro Vargas», rol por el que fue galardonado como mejor cantante de ópera española en la 9ª edición de los Premios Líricos Teatro Campoamor en 2014.

Comentarios

Un tenor asturiano debuta en la Metropolitan Opera House