Invasión asturiana en Wisconsin cada verano

MK Educational Services lleva 11 años poniendo en contacto cada mes de julio a jóvenes asturianos con familias voluntarias estadounidenses para vivir el sueño americano y aprender inglés

Españoles en Chicago
Españoles en Chicago

Redacción

Irse a Estados Unidos es un sueño que a muchos les gustaría cumplir. Visitar las grandes ciudades por donde se desarrollan las películas de Hollywood, disfrutar de los rascacielos, o, simplemente, comerte una hamburguesa de un tamaño colosal parece más apetecible si lo haces del otro lado del charco. Aunque hay quien también va para aprender inglés. Es un idioma indispensable en este siglo XXI. Hay opciones que te ofrecen disfrutar de ambas cosas. Es el caso de la oferta de MK Educational Services

Esta empresa nace de la mano de Mary Kay Phyllis Maas Ritzman, una estadounidense nacida en Wisconsin que vive en Oviedo. La idea surgió cuando una amiga mía de Wisconsin que vive en Valladolid  llevaba un par de años haciéndolo y «me animó a que lo empezara a hacer en Asturias». Así nació hace ya 11 años. La idea no es más que un programa de «América en directo de inmersión total». «Los alumnos pasan un mes viviendo como un hijo más en una familia americana del Midwest de EEUU», explica Mary Kay Maas. 

Recibimiento de una de las familias
Recibimiento de una de las familias

Con los años ha habido pequeños cambios, ya que, tal y como explica la estadounidense, «todos los años preguntamos a los participantes cómo se podría mejorar el programa y año tras año nos pedían más días en Chicago. El primer año sólo era día y medio. Ahora son cuatro». Y es que, además del mes en diferentes familias para aprender inglés, finalizada la experiencia, los participantes disfrutan de unos días de relax con todos sus compañeros españoles en Chicago. 

Existen tres opciones de experiencia: se puede ir sólo en julio (que es lo que hace la mayoría de los participantes); apuntarse al programa de ir en julio y acoger acoger un hermano americano en agosto; y se puede acoger a un alumno americano en agosto. Todos estos participantes del programa suelen tener entre 12 y 17 años; y todas las familias anfitrionas tienen hijos en casa y son voluntarias. El número de participantes varía cada año, dependiendo de la demanda.

El programa de selección es muy completo. «Las familias anfitrionas se entrevistan una a una en su casa. Nos enseñan la casa, nos hablan de sus planes para hacer con el participante durante el mes y contestamos todas sus preguntas. Hacemos lo mismo con los participantes. Les entrevistamos en inglés y español y contestamos a todas las preguntas en persona», explica la creadora de la empresa. «Invitamos a las familias a que hagan su vida normal y que no hagan ningún plan para quedar entre ellas, para evitar el contacto entre españoles lo máximo posible. Así efectivamente se pueden centrarse en mejorar su inglés y desarrollar el vínculo con la familia», añade. 

Americanos en Madrid
Americanos en Madrid

Lo que más sorprende a los asturianos que van a Estados Unidos es, precisamente, «que es como vivir en una película. Cada uno en su casa unifamiliar en urbanizaciones. Hacen todo lo típico de verano como comer nubes tostados en una hoguera, las fiestas del 4 de julio...» Una de las anécdotas más graciosas que recuerda Mary Kay Maas es la de una niña «que intentaba hacer una tortilla española. No sabía qué pasó en el momento de dar la vuelta pero escurrió la mitad al fregadero. Lo acabó igual aunque contaba que se avergonzaba de su aspecto. Pero como era una persona muy resuelta se buscó una foto en google de como debería haber salido y lo enseñó a su familia americana. La comieron con mucho gusto y riéndose, que no pasaba nada».

Comentarios

Invasión asturiana en Wisconsin cada verano