Solidaridad universitaria sin fronteras: la terapia ocupacional llega a Kalana

Cuatro alumnas de la facultad Padre Ossó han elaborado un proyecto de telerehabilitación para pacientes con discapacidad funcional en Mali. Su labor es finalista en los Premios al Voluntariado de la Fundación Mutua Madrileña

Alumnos participantes en el proyecto
Alumnos participantes en el proyecto

Redacción

Todo gesto de ayuda ofrecido a aquel que lo necesita dentro de tu entorno es un gran acto de altruismo y empatía por parte de cualquier ser humano, pero cuando la voluntad de ayudar al prójimo va más allá, no existen límites que te frenen. Este precisamente es el sentimiento de un grupo de alumnas de la facultad Padre Ossó, centro adscrito a la Universidad de Oviedo, que a través de su carrera, Terapia Ocupacional, han averiguado la forma de ayudar a personas que se encuentran a cientos de kilómetros de ellas. Ana González, Leyre Lacarra, Sandra Cuesta y Laura Solís, con la ayuda ocasional de muchos de sus compañeros, sus profesores, y la ONG Medicus Mundi Norte, han conseguido que cientos de personas con discapacidad en Kalana, Mali, mejoren su calidad de vida.

Las cuatro han desarrollado un proyecto llamado «Uniendo Horizontes desde Terapia Ocupacional», mediante el cual ofrecen de manera telemática la valoración, seguimiento e intervención centrada en la persona, el contexto, las funciones y estructuras corporales, las actividades y participación social, de cada caso individual existente en Kalana. «Este proyecto surge tras la observación de la necesidad de un servicio de rehabilitación funcional para gente con diferentes afecciones en Mali. La facultad llegó a un acuerdo con Medicus Mundi para que se llevase a cabo desde el departamento de terapia ocupacional, y a través del programa favorecemos la transferencia de conocimientos norte sur y sur norte, ya que intercambiamos conocimientos, y nos facilitan a nosotros la posibilidad de centrar nuestros trabajos de fin de grado en esta materia», explica una de las implicadas, Ana González.

Sandra Cuesta, una de las alumnas promotoras del proyecto
Sandra Cuesta, una de las alumnas promotoras del proyecto

Gracias a este proyecto, que surge a principios de 2019, cientos de malienses con alguna discapacidad han logrado una mayor funcionalidad y autonomía, y la distancia no ha impedido que el trabajo de las jóvenes y sus profesores haya tenido límites. Al ser un taller no presencial, una vez por semana las alumnas y los docentes se reúnen para exponer los casos que llegan desde Mali y estudiar cuál sería la mejor solución para dicho problema. Contactan con el personal que se encuentra presencialmente en Kalana a través de Skype o correo electrónico, y envían los recursos que pueden conseguir a través de Medicus Mundi. «Solemos utilizar productos de bajo coste o de fácil acceso para ellos, enviando también vídeos o fotografías que les ayuden a reproducir el mismo producto allí», explica González. Este engranaje perfecto de trabajo también ha sido posible gracias a la visita de una enfermera maliense, que trabaja en Kalana, y pasó un mes en el principado para poder intercambiar conocimientos y crear un lenguaje común entre ambos grupos de trabajo.

Este gran proyecto es ahora uno de los finalistas de los Premios al Voluntariado de la Fundación Mutua Madrileña, que se celebran por séptima vez y al que se han presentado 82 candidaturas de proyectos elaborados por universidades y ONG’s. La Fundación Mutua Madrileña destinará 35.000 euros a los seis proyectos ganadores, 10.000€ para el primero y 5.000€ para cada uno de los otros cinco finalistas, que se conocerán a finales de enero. El proyecto de las alumnas de la facultad Padre Ossó se encuentra entre los finalistas, siendo así uno de los dos asturianos candidatos a este premio. El otro proyecto llega también desde la Universidad de Oviedo. Se trata del proyecto «Campamento de verano para menores saharauis con diversidad funcional», impulsado por estudiantes de varias universidades, entre ellas la ovetense, junto a la Asociación Juvenil Moviendo Arena: amigos del Rio de Oro.

Leyre Lacarra, una de las cuatro promotoras del proyecto
Leyre Lacarra, una de las cuatro promotoras del proyecto

Este proyecto busca favorecer la participación de 15 niños saharauis con discapacidad funcional en un campamento que tendrá lugar durante los meses de julio y agosto en Málaga, donde podrán disfrutar del verano lejos de las duras condiciones climáticas de su entrono habitual, y acceder a atención médica adecuada a sus necesidades individuales. Los estudiantes asturianos participantes en estos dos proyectos serán quienes representen al Principado de un total de 2.000 alumnos de 83 universidades (76 nacionales y 7 internacionales) y 83 ONG’s cuyos proyectos han sido propuestos para recibir uno de estos Premios al Voluntariado, que reconocen, apoyan y promueven el espíritu solidario de los jóvenes universitarios y contribuyen económicamente al impulso y sostenimiento de las acciones de voluntariado llevados a cabo por los estudiantes y las entidades sin ánimo de lucro.

Comentarios

Solidaridad universitaria sin fronteras: la terapia ocupacional llega a Kalana