Los extranjeros regresan a Asturias con el anuncio de la recuperación económica

El Principado rompe la tendencia de la crisis e incrementa la población procedente de otros países. Cinco asturianos emprenden la emigración al día


Oviedo

Las corrientes migratorias, sometidas al vaivén de los flujos económicos e influenciadas por la estabilidad de los sistemas políticos, se miden en altas y bajas, en las que los residentes tramitan antes de emprender la mudanza. Según esos datos administrativos, Asturias ha recuperado el atractivo para los extranjeros. El Principado ha conseguido invertir la tendencia forzada por la crisis, cuando muchos regresaban a sus países de origen asfixiados por la falta de expectativas y pocos se decidían a aterrizar en la región en busca de un futuro. En el año 2015, en cambio, llegaron más extranjeros de los que se fueron. En concreto, 3.548 se dieron de alta en alguno de los 78 municipios, mientras que solo 2.987 registraron su baja antes de irse. La visión no es tan halagüeña si se mira qué hicieron los asturianos. La emigración sigue siendo la alternativa más usada. De media, cinco asturianos al día emprendieron una nueva vida en otro país. El saldo, además, es negativo. Se van más de los que regresan.

Todos estos datos constan en el informe de variaciones residenciales elaborado por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que toma como referencia el padrón de los municipios del año 2015. Este trabajo analiza multitud de factores socioeconómicos y demográficos, desde la nacionalidad de los emigrantes, a la edad, el género o el lugar de nacimiento. Esta completa recopilación permite realizar una radiografía de los movimientos de población, incluso de los internos. Así, por ejemplo, la estadística del ejercicio pasado refleja que hubo casi 16.500 asturianos que se cambiaron de domicilio sin salir del Principado, es decir, que tan solo se cambiaron de concejo o de vivienda. En términos generales, si se tiene en cuenta lo que hicieron los asturianos, el resto de españoles y los extranjeros, el saldo migratorio regional sigue siendo negativo. La estadística confirma que todavía se van más de los que vuelven y que continúa la sangría de población. Asturias se asoma cada ejercicio más al abismo del millón de habitantes.

Qué pasó en 2015

¿Cuáles son los números concretos? En 2015 se empadronaron en Asturias procedentes de otros países un total de 4.657 personas, de los que 1.109 eran españoles y 3.548 extranjeros. En cambio, se dieron de baja para emigrar 4.825, de los que 1.838 eran españoles y 2.987 extranjeros. Si solo se atiende al comportamiento de los habitantes con nacionalidades diferentes a la española, en 2013 llegaron 2.953; en 2014, 3.177 y en 2015, los citados 3.548. La tendencia es, por tanto, al alza. Pero lo más significativo es que en 2013 y 2014 era más los que se iban que los que llegaban. Eso ha cambiado. En 2015, se fueron 2.987 pero se empadronaron 3.548. En total, se puede decir que el Principado cuenta con 561 vecinos más procedentes de otros países. Más de la mitad proceden de América.

Lo que todavía no se ha logrado frenar es la emigración de los asturianos. La bajas de los padrones reflejan que en 2013 se fueron 1.357; en 2014, 1.505; y en 2015, 1.838. Eso supone una media de cinco al día y una sangría cercana a los 5.000 en tan solo tres años. Buscan una nueva vida repartidos por todo el mundo. La mitad, aproximadamente, se queda en Europa. Un número considerable (801) se decanta por América. En ese continente, los dos países con más tirón son Estados Unidos y Ecuador, seguidos de México. 

La estadística del INE permite, además, mirar los flujos migratorios nacionales, qué regiones o provincias tienen más atractivo y captan más habitantes. A Asturias llegan, fundamentalmente, desde Madrid, Castilla y León y Galicia. Los asturianos tienen preferencias por esas mismas comunidades. Madrid, Castilla y León y Galicia encabezan las regiones a las que se mudan. 

Comentarios

Los extranjeros regresan a Asturias con el anuncio de la recuperación económica

Este proyecto ha sido cofinanciado por