«El féretro con el cadáver del 'procés' ya ha pasado»

Paco Frutos y Josep Borrell acusan a los socios de Podemos y a los comunes de Ada Colau de cómplices de los independentistas

.

Barcelona / Enviada Especial

«El féretro con el cadáver del procés ya ha pasado», aseguró con energía el presidente de Sociedad Civil Catalana (SCC), Mariano Gomà, para satisfacción de los miles de personas que se agolpaban frente al escenario instalado en el paseo de Gracia de Barcelona, después de instar a los catalanes a votar el 21 de diciembre para «cambiar la historia» y echar a quienes la han llevado a la actual situación de crispación. La misma proclama que lanzó el expresidente del Parlamento Europeo Josep Borrell en su intervención. «La historia los pondrá en su lugar», aseguró señalando a Puigdemont y sus colaboradores.

Fue el discurso del exministro socialista Borrell el más impactante. Ya lo había sido en la manifestación del día 8. Cargó por igual contra el destituido Gobierno de la Generalitat y contra Ada Colau, «la emperatriz de la ambigüedad». Y pidió que se vote el 21-D para «volver a la normalidad» y echar al nacionalismo de la Generalitat. A Oriol Junqueras lo acusó de «totalitario absoluto», por decir que en los municipios en los que no se votara a favor de la independencia no había dignidad, y de tener «poca vergüenza», por restar importancia a la huida de empresas de Cataluña: «Hemos perdido la mitad de nuestro patrimonio y nos dice que no nos preocupemos. ¿Cómo puede decir el vice presidente económico de un país que no pasa nada cuando se han ido empresas que representan el 40 % del PIB?», se preguntó.

«No, señora Colau, no»

El exministro le recriminó a la alcaldesa de Barcelona su «condescendencia con el nacionalismo» y que calificara la aplicación del artículo 155 de «golpe a la democracia». «No, señora Colau, no. Cuando se aprobaron las leyes de independencia con 72 votos, pese a que para cambiar el Estatut se necesitan 90, usted calló, no dijo nada. Cuando a los alcaldes los acosaron porque no querían dejar las escuelas para un referendo ilegal, usted calló. No nos venga a explicar ahora dónde están los golpes a la democracia, porque empiezan cuando se incumplen leyes fundamentales de un país», exclamó entre aplausos.

Borrell reclamó que la Justicia haga pronto su trabajo y pida responsabilidades a los soberanistas que han llevado a España a un momento «peligroso» de su historia. Reprochó a Puigdemont que hable en nombre de todos los catalanes, y defendió la aplicación del 155. «Si hubiera habido DUI muchos estaríais en el paro», y no ocurrirá gracias al 155, dijo.

«¿Por qué no está aquí la izquierda que les baila el agua a los nacionalistas?»

Una de las intervenciones más ovacionadas fue la de Paco Frutos, ex secretario general del PCE, quien lanzó sus dardos contra los socios catalanes de Podemos: «¿Por qué no está aquí la izquierda que baila el agua a los nacionalistas?», se preguntó después de asegurar que los nacionalismos «destrozan el mundo». Reprochó a «esta izquierda cómplice que se dice que no es nacionalista» que luego vaya detrás de los nacionalistas.

«Permitidme -dijo- que utilice un poco el lenguaje del adversario. Yo soy un botifler, soy un traidor a las mentiras, a las historietas que os inventáis cada día desde 1714. Yo soy un botifler al racismo que estáis creando, el racismo identitario». Y continuó: «Soy un botifler, al dogmatismo sectario que preconizáis e intentáis aplicar a toda la sociedad».

Frutos criticó que se haya relacionado al independentismo con la izquierda y aseguró que «los trabajadores catalanes no se quieren separar del resto de España». En tono desenfadado, abogó por que los artistas creen nuevos temas para «repetir siempre el Que viva España».

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

«El féretro con el cadáver del 'procés' ya ha pasado»