Caso Diana Quer: Se vende nave del horror por 283.500 euros

El sótano en el que se encuentra el pozo se construyó aprovechando el desnivel que había en la parcela

.

Ribeira / la voz

Aunque seguramente jamás se le encuentre comprador, la nave del horror tiene precio. Asciende a 283.500 euros. El inmueble, al que vecinos llegados de todos los puntos de la comarca se han acercado en las últimos días para colocar velas y flores en recuerdo de Diana Quer, se levantó a principios de los ochenta. Las obras para completarlo duraron un par de años. Las circunstancias quisieron que, para salvar el desnivel que había en el terreno, se construyese el sótano, de unos tres metros de altura.

Lo mismo ocurrió con el pozo en el que la Guardia Civil encontró el cuerpo de la joven madrileña. En el lugar se acumulaba mucha agua que procedía de manantiales y fincas cercanas. Para aprovechar esa humedad, se construyó el hoyo, que dio servicio a la fábrica de gaseosas hasta que cerró, hace cerca de dos décadas. Los profesionales del recinto filtraban el agua que se acumulaba en el foso gracias a una pequeña depuradora y la utilizaban para elaborar el refresco.

Los accesos

Desde el exterior, solo es posible acceder a la parte baja del edificio por la rampa donde se ha improvisado un altar de flores. Unas escaleras, ya en el interior de la nave, comunican el sótano con la planta superior y con una zona destinada a oficinas. Fue hace 17 años cuando el recinto dejó de funcionar como fábrica de gaseosas. Tras un tiempo sin actividad, se instaló en ella un almacén de muebles, que estuvo activo hasta hace unos ocho años.

La firma de venta de mobiliario quebró y la nave acabó embargada y sumida en el abandono. En su interior, los propietarios dejaron muebles que no aguantaron demasiado, lo justo hasta que algunos aprovecharon la ocasión para llevarse lo que más les interesaba.

«Alí xogaban os rapaces. Algúns ían só romper cousas, outros a fumar marihuana e tamén había quen ía ata dentro coa súa parella: tiñan colchóns no interior e mobles de todo tipo, xa te podes imaxinar», dice un vecino de Rianxo, que afirma que los jóvenes conocían al dedillo el interior del inmueble, al igual que el resto de los vecinos.

La nave se encuentra publicitada en varias páginas web, mientras que ya ha sido borrada en otras. En los anuncios se destacan algunas de sus características, al igual que la posibilidad de financiar el 100 % del coste.

La parcela en la que se ubica el edificio cuenta con 2.770 metros cuadrados, mientras que la planta baja tiene una superficie de 1.550. La zona de oficinas es de 200. El sótano donde se encontró a Diana es de 700 metros cuadrados. La nave del horror sigue en venta.

Un mando de la Guardia Civil: «La nave no se registró porque no había indicios razonables de nada»

«No se puede entrar en una propiedad por el hecho de que esté abandonada», explica Jambrina

J. C.

Que la trágica resolución del caso Diana Quer haya puesto tantos focos sobre una pequeña parte de Rianxo sigue siendo motivo de inquietud, y más tras la aparición del móvil de la madrileña en la zona y la sospecha finalmente confirmada de que el responsable vivía y se movía habitualmente por el lugar. A pesar de que la Guardia Civil organizó intensas batidas por toda la comarca, no llegó a entrar en la nave de Asados, en la que sí se trabajó en los últimos meses para retirar decenas de enseres que se acumulaban y que eran objeto de actos vandálicos.

También fue un lugar utilizado para gamberradas menores, como explicó el alcalde de Rianxo, pero estas circunstancias no tuvieron el peso suficiente para centrar la búsqueda en la nave, muy cercana a la casa de los padres de Abuín. «La nave no se registró porque era una propiedad privada y no había indicios razonables de que hubiera ocurrido nada. No se puede entrar en una propiedad por el hecho de que esté abandonada», explicó el coronel Francisco Javier Jambrina, uno de los mandos en la investigación.

La violación

El guardia civil también descartó que la investigación permita aclarar si Diana fue violada por Abuín. A su entender, este extremo puede resolverse en los próximos días por dos vías: o bien por los informes forenses o por su confesión. «Y en estos momentos ese es un problema médico forense», advirtió Jambrina, quien dijo desconocer cualquier información que apunte a esta posibilidad. «Policialmente no es posible saberlo salvo que lo diga él. Supongo que en los próximos días lo llamará el juez y ahí es cuando puede que se amplíen detalles», explicó.

Tanto Jambrina como el coronel Manuel Sánchez Corbí, que el martes dieron cuenta de las líneas seguidas durante la investigación en una rueda de prensa en la Delegación del Gobierno, han evitado detallar indicios sobre la posible motivación sexual.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Caso Diana Quer: Se vende nave del horror por 283.500 euros