ERC rechaza un acuerdo a medias y exige rigor para formar un Govern catalán efectivo

El Gobierno central estudia recurrir la reforma propuesta por JxCat para investir a distancia a Puigdemont

.

Barcelona

La secretaria general de ERC, Marta Rovira, ha rechazado hoy «un acuerdo a medias» con JxCat, lo que implica que ERC no avalará ninguna propuesta que no suponga un «acuerdo global sólido y firme» y negociado con «rigor» para poder formar un Govern efectivo en Cataluña.

Marta Rovira ha indicado, en su intervención abierta a los medios ante el Consell Nacional de ERC, que deseaba «hablar claro» y «sin paternalismos» porque está convencida de la madurez política de la sociedad catalana y de que ésta pueda entender perfectamente la situación actual que vive Cataluña.

En este contexto, ha anunciado que ERC «no presentará ningún acuerdo a medias» hasta que no se haya consensuado «un acuerdo global» que incluya «un reconocimiento de Carles Puigdemont en Bruselas» y de su «legitimidad» como presidente, una «investidura efectiva que permita tener un Govern que ponga fin al artículo 155» y un plan de gobierno para toda la legislatura. 

Con el objetivo de que Puigdemont sea elegido presidente, JxCat presentó ayer su propuesta de reforma en el registro del Parlament, sin el aval de ERC. 

ERC se desentiende de una iniciativa de Junts para intentar la teleinvestidura

Cristian Reino
.

El grupo de Puigdemont plantea una reforma legislativa que Esquerra ve inviable

El expresidente Carles Puigdemont vaticinó ayer en la redes sociales que «el futuro republicano más inmediato será largo, duro y complicado». Puede que se refiriera a las negociaciones para la investidura, que ayer registró un nuevo desencuentro entre neoconvergentes y republicanos. Esquerra ya había advertido a sus socios de que la reforma de la ley de la presidencia, para permitir que la investidura de Puigdemont pueda hacerse desde Bruselas, está abocada al fracaso, pero Junts per Catalunya está decidida a intentarlo en cualquier caso. Por ello, el grupo nacionalista registró en solitario en la Cámara una propuesta de reforma legal, sin la rúbrica ni el apoyo de Esquerra, para poder celebrar el debate de investidura «sin la presencia o sin la intervención del candidato». Junts per Catalunya tratará por todos los medios de investir a Puigdemont y solo cuando constante que este extremo es imposible activará el plan de búsqueda de un candidato alternativo.

Seguir leyendo

En este sentido, el Gobierno central prepara una reacción jurídica frente a la propuesta registrada ayer por Junts per Catalunya. La proposición de ley consta tan solo de dos artículos; el primero de ellos señala que «en caso de ausencia, enfermedad o impedimento del candidato» a la investidura, en el momento de presentar el programa de gobierno y solicitar la confianza del Parlament el pleno podrá «autorizar, por mayoría absoluta, la celebración del debate de investidura sin la presencia o sin la intervención del candidato o candidata».

El segundo artículo de la proposición plantea que «todos los órganos colegiados previstos en esta ley se pueden constituir, convocar, celebrar sus sesiones, adoptar acuerdos y remitir actos tanto de forma presencial como a distancia, salvo que su reglamento interno recoja expresa y excepcionalmente lo contrario».

Las fuentes consultadas por Efe explican además que el PPC se opondrá a la iniciativa de JxCat mostrado su oposición a que se constituyan comisiones legislativas en la cámara catalana antes de la investidura. De este modo, el PPC registrará el lunes un escrito dirigido al presidente del Parlament, Roger Torrent, para advertirle de que no se puede iniciar la actividad legislativa sin que se haya elegido presidente.

A juicio del PP, los «menguantes fieles» a Puigdemont «no pueden condicionar la vida de los catalanes y su Gobierno con propuestas descabelladas y absurdas que violentan la vida parlamentaria y los elementales principios del derecho». 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

ERC rechaza un acuerdo a medias y exige rigor para formar un Govern catalán efectivo