Imagine800, la exitosa tecnológica asturiana que «habla» más de 50 idiomas

Nacho G. Ruano REDACCIÓN

IN ASTURIAS

IMAGINE800 SL

La compañía nació en 2006, antes de la aparición de los «smartphones». La empresa fue la creadora de aplicaciones como la del 112 Asturias o el célebre «Juasapp»

27 may 2020 . Actualizado a las 18:11 h.

Trece años en el mundo del diseño de aplicaciones puede parecer poco, pero en el sector tecnológico, donde la innovación y la mejora es constante, se trata casi de una vida. Imagine800 SL es una de las empresas asturianas pioneras en la creación de apps, y actualmente es de las pocas que gestionan todo el proceso de creación y gestión de aplicaciones. De entre los éxitos que alumbran a esta compañía, cuyas aplicaciones están traducidas a más de 50 idiomas, se encuentran aplicaciones como la del 112Asturias, creada para el Servicio de Emergencias del Principado de Asturias (SEPA), o el célebre Juasapp, la popular app de bromas que alcanzó gran notoriedad en 2014 y 2015.

Esta pequeña tecnológica asturiana comenzó en 2006, ofreciendo unos servicios que difieren mucho de su producción actual. Entonces, se dedicaban a hacer servicios móviles orientados al valor añadido, como los números que registraban las votaciones en determinados programas de televisión. En esos inicios también fueron de los pioneros en las videollamadas. «Las plataformas que hacíamos eran capaces de suministrar contenidos basados en videollamadas. Al no existir en esa época los smartphones, la única forma de acceder a contenidos de vídeo eran las videollamadas», explica José Antonio Sánchez, administrador solidario de Imagine800 SL, que destaca el papel del IDEPA en el nacimiento de la compañía. El poder acceder a financiación para sus proyectos iniciales fue un apoyo clave para que la empresa pudiese comenzar a operar. «Los socios pusimos dinero de nuestro bolsillo, pero sin la ayuda del IDEPA y del CEEI no podríamos haber comprado las plataformas con las que creábamos aplicaciones», señala. El préstamo participativo que obtuvieron gracias también a la Sociedad Regional de Promoción del Principado de Asturias (SRP), a quien presentaron el proyecto y en un mes y medio recibieron la línea de financiación.

El Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI) también es una de las fuentes de financiación al que las empresas de este sector pueden acceder. «Sacamos cada cierto tiempo un proyecto que el CDTI evalúa, y en función de los resultados nos aporta capital. De esta línea de financiación se devuelve el 80%, el resto va a fondo perdido», comenta el administrador solidario de la tecnológica asturiana.