Room2030, la startup asturiana que fabrica la habitación del futuro

Con el apoyo de empresas de reconocido prestigio crean espacios modulares para diferentes sectores como el hotelero, residencial o la salud, entre otros

Room 2030
Room 2030

Redacción

La habitación modular del futuro está en Asturias y es obra de Room2030. Esta startup, que cuenta con el apoyo de 11 empresas de reconocido prestigio entre las que se encuentran ArcelorMittal, Saint Gobain o Roca, inició su actividad en octubre de 2020 con el objetivo de crear habitaciones tecnológicas e inteligentes para hoteles, espacios relativos a la salud o residencias de estudiantes y ancianos en cualquier parte del mundo. Según explica su CEO, Sergio Baragaño, ellos mismos son los encargados de diseñar fabricar y comercializar este novedoso habitáculo.

Por el momento, la oferta pasa por dos opciones: estándar y suite. La primera de ellas, con 34m2, partiría de los 45.000 euros. La más lujosa, de 48m2, lo haría desde los 65.000. A pesar de ser estancias independientes, si así lo deseara el comprador, se puede poner una doble habitación o incluso fabricar un edificio completo. «Se pueden personalizar, elegir colores, acabados exteriores e interiores, etcétera», señala Baragaño. Incluso su tecnología variaría en función del sector (salud, hotelero, estudiantil) al que vaya dirigido «para resolver sus necesidades específicas». «Estamos trabajando ya en proyectos reales y empezando a fabricar las primeras unidades de esta habitación», apunta el CEO de Room2030.

Room 2030, en Avilés
Room 2030, en Avilés

La startup trabaja para «cualquiera que tenga algún tipo de edificio con habitaciones» como cadenas hoteleras, promotoras de vivienda y residencias estudiantiles o de ancianos, explica Baragaño, que ve como una de parte de las partes más innovadoras de este proyecto es la parte de fabricación modular e industrialización. «Respecto a otras parecidas que hay en el mercado, la parte de la tecnología», subraya. A día de hoy, Room2030 cuenta con cinco trabajadores en plantilla y otros cinco que colaboran habitualmente. Todos ellos, con un perfil muy técnico, conforman «un equipo pluridisciplinar». Desde ingenieros o arquitectos, pasando por investigadores de los centros de I+D con perfiles muy variados, desarrolladores de negocio en la parte comercial, hasta un equipo externo de diseño y comunicación.

Según explica Sergio Baragaño, sus objetivos a corto plazo pasan por la fabricación de las primeras unidades de habitaciones. Con perspectiva de futuro, sus objetivos son «más proyectos nacionales, salir al extranjero, fortalecer toda la parte de fabricación y seguir creciendo en equipo», remata.

Apoyos del Idepa

El Instituto de Desarrollo Económico del Principado de Asturias (Idepa) ha supuesto una gran ayuda para la compañía. «Desde que conocieron el proyecto siempre han respondido de una forma muy activa», agradece el CEO de Room2030. «Nos han certificado como empresa de base tecnológica, lo que nos abre muchas puertas a diferentes proyectos e inversores».

A través del Centro Europeo de Empresas e Innovación (CEEI) recibieron apoyo  con la elaboración de su business plan, que finalmente se validó para solicitar las ayudas EBTs. También recibieron ayuda en la búsqueda de financiación a través de formación y les pusieron en contacto con entidades financieras públicas como CDTI para Neotec o EIC Accelerator. Por último, Room2030 recibió ayuda de Arturgar, que les avaló para el anticipo de la subvención EBT.

Conoce nuestra newsletter

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Comentarios

Room2030, la startup asturiana que fabrica la habitación del futuro