Ahondamos en las cuatro opciones de estudios en las que actualmente se fijan los empleadores en el Principado

Cada año, cientos de estudiantes asturianos finalizan la etapa de la Educación Secundaria Obligatoria y el Bachillerato para dar comienzo a un periodo de búsqueda enfocada a su futuro laboral. Encontrar la verdadera vocación a la cual dedicarán gran parte de sus vidas no es, desde luego, algo sencillo. 

Es aquí cuando la Formación Profesional atrae también a los jóvenes buscando una inserción más rápida y directa en uno de los tantos sectores imprescindibles de la sociedad.  Ramas como la informática, las comunicaciones, las ciencias técnicas, los auxiliares de enfermería, los farmacéuticos o los técnicos forestales son solo algunas de las opciones alternativas a la universidad. De hecho, hay comunidades autónomas donde esta etapa educativa está más desarrollada que en otras y, hoy en día, estudiar una FP en Asturias es una opción muy acertada. 

El requisito mínimo para optar a estudiar un ciclo de grado medio es estar en posesión del título de la E.S.O. La duración es de 2 años y su característica principal es que forma a los trabajadores de base tanto en el sector industrial como empresarial: mecánicos en un taller, torneros, soldadores, electricistas, camareros, técnicos de ambulancia, etc. Por otro lado está la FP superior, que supone un paso más en el organigrama de las empresas: desde jefes de taller hasta delineantes o protésicos dentales. Precisamente, a estos alumnos, se les ofrece unas posibilidades de empleo de gran calidad e inmediatez nada más terminar los estudios. 

Prueba de ello son las grandes multinacionales que apuestan por contratar a los jóvenes formados en estas ramas, no solo por la calidad de las instituciones docentes sino también por la del alumnado que se presenta y la alta demanda de empleo que tienen que cubrir.

Por tanto, existen alternativas a la universidad y existen con altas garantías de empleabilidad. En ágorAstur, uno de los centros educativos asturianos más destacado en estas áreas, desgranan las opciones que tienen mayor popularidad a la hora de formarse y conseguir un empleo de calidad y duradero.

Estudiar una oposición para acceder a un puesto de empleo público

Constituye una elección de mayor estabilidad laboral y con gran variedad de opciones profesionales como la administración pública, la sanidad, los cuerpos de seguridad, el transporte, la educación, entre otras muchas. La mayoría de estas plazas se ofrecen todos los años y algunas solo tienen requerimientos muy básicos. Es aquí donde academias como ágorAstur, con metodologías muy flexibles para los estudiantes, juegan un papel importante a la hora de preparar a los alumnos para que puedan lograr alguna de estas plazas públicas.

Formación Profesional

Según el Informe Infoempleo Adecco de Oferta y Demanda de Empleo en España 2021, la formación más solicitada en las ofertas de empleo durante el 2020 fue la FP (41,3% del total) frente a la universidad (33,7%). Más específicamente, la FP superior es la que tiene más tirón (22,7% de las ofertas) aunque la de grado medio ha ganado un poco en los últimos años y en el 2020 rozaba el 19% de todas las ofertas de empleo. Esta tendencia parece que se mantendrá, y según el Instituto Coordenadas de Gobernanza y Economía Aplicada (Icgea), para el 2025 la FP supondrá la mitad del mercado laboral. 

Por si fuera poco, la duración de la formación media es de apenas dos años frente a los cuatro años que conlleva estudiar un Grado en la universidad. Destaca igualmente por ser una formación centrada en el objetivo de que los estudiantes ingresen al mercado laboral con una experiencia profesional más desarrollada. Y cada año hay más opciones donde formarse con posibilidad, incluso, de estudiar online, especialmente pensado para personas que trabajan o tienen otras ocupaciones y quieren obtener un título oficial. 

Cursos con prácticas

Estos cursos están enfocados a la empleabilidad y cuentan con la ventaja de poder realizar hasta la mitad de la formación directamente en las empresas. Por tanto, constituyen una alternativa a la formación reglada (FP y Universidad), para acceder a puestos donde no existen tantas opciones de educación como, por ejemplo, para entrar en el sector de la veterinaria como auxiliar veterinario, ayudante o peluquero canino. Estas prácticas implican una mayor especialización dentro de los perfiles profesionales y ayudan a facilitar su aparición en una empresa.

Certificados de profesionalidad

El certificado de profesionalidad es una acreditación que corrobora la capacitación de una persona para llevar a cabo el desarrollo de una actividad profesional determinada. Son cursos más breves y cuentan con una acreditación oficial para acceder a diferentes profesiones y con posibilidad de estudio online. Por lo tanto, es una gran ventaja en el currículum y aumenta significativamente las posibilidades de obtener un empleo ante otros competidores. Además, muchos incluyen ya un módulo de prácticas profesionales.