Los maestros de la súper realidad

L. O. REDACCIÓN

INNOVACIÓN

La empresa Neosentec ofrece desde su plataforma Onirix toda una serie de herramientas y aplicaciones de realidad aumentada

27 may 2020 . Actualizado a las 18:02 h.

La realidad aumentada, la capacidad de proyectar gracias a la tecnología nuevos elementos digitales al entorno físico para ampliar la capacidad de información es el objeto de trabajo de la empresa Neosentec. Diversificada en múltiples facetas, y con la plataforma Onirix como eje principal de su oferta a compañías de la talla de TSK, Thyssenkrupp o la Fundación Tecsos, entre otras, la empresa asturiana desarrolla «aplicaciones, servicios, experiencias en definitiva, de realidad aumentada. Los hacemos tanto en exteriores, por ejemplo en posicionamiento con GPS visualizando diferentes puntos de interés o elementos visuales a tu alrededor para explorar, como en interiores en cualquier tipo de escenario que se te pueda ocurrir, industrial, en medicina, retail en venta de tiendas», explica su CEO, Carlos González.

Se trata de proyectos de enorme complejidad técnica y que, sin embargo o precisamente por ello, tienen luego una aplicación tan sencilla que hasta un niño sería capaz de utilizarlas. De hecho, uno de sus últimos trabajos, con una clara orientación social y educativa, ha sido el desarrollo de una aplicación dirigida a los menores que tienen que padecer largas estancias hospitalarias. Para ellos (en colaboración con Cruz Roja), han construido una iniciativa de realidad aumentada capaz de convertir las cuatro paredes de la habitación en una estancia de juegos que multiplica su espacio. «Teniendo un mapa virtual de la habitación del hospital podemos colocar en ella elementos que no existen, como un modelo 3D de la Tierra o el modelo 3D de un volcán para explicar conceptos de forma visual a los niños»; explicó González. Distribuidos mediante la realidad aumentada en la habitación, la sala se transforma en un tablero de juegos. «Los niños colocan los elementos donde ellos quieren y empiezan a jugar, pueden hacer por ejemplo el trivial, y cuando escogen la categoría de geografía, les lleva a la parte de la habitación donde está una Tierra flotante», señaló el directivo de Neosentec.

Pero la realidad aumentada tiene también aplicaciones mucho más serias, según recalcó González, «por ejemplo en industria, para el guiado de operarios en salas de máquinas o armarios eléctricos con diferentes componentes, pueden obtener información importante de forma muy sencilla y visual».