El control total del «segundo cerebro» que habita en tus intestinos

INNOVACIÓN

Microviable Therapeutics ofrece la posibilidad de trasplantar de forma más eficaz e incluso almacenar la microbiota para usos médicos

27 may 2020 . Actualizado a las 18:13 h.

Hay una comunidad de bacterias que vive en nuestros intestinos, en simbiosis con nuestro cuerpo; es lo que muchos conocen como flora intestinal aunque el término preciso es microbiota. Los billones de microorganismos que la forman tenen una relación directa con nuestra salud y también a veces, si las cosas se tuercen, con nuestras enfermedades. La posibilidad de modular, incluso de trasplantar si fuera necesario una microbiota sana a un individuo enfermo, todo un abanico de posibilidades para controlar esa comunidad de bacterias es el objetivo de la empresa asturiana Microviable Therapeutics y lo hacen con una serie de instrumentos de alta tecnología médica que les han llevado a trabajar con importantes hospitales de en España pero también con compañías de ámbito internacional.

Uno de los servicios altamente especializados que ofrece la empresa es kit GutAlive®. En numerosos procesos médicos es necesario tomar muestras de las bacterias de la microbiota intestinal, que se recogen a través de las heces. Pero muchas de esas bacterias son anaeróbicas, es decir, que no necesitan de oxígeno para vivir y, de hecho, al salir del organismo en contacto con el aire en el exterior empiezan a morir. «Nosotros creamos este dispositivo médico con el que transportamos la microbiota viva hasta el laboratorio. Tenemos un kit que ofrecemos a la comunidad científica, a los hospitales, para que trabajen con una microbiota en mejores condiciones»; explicó el CEO de la empresa, Rafael Martínez Permuy, quien indicó además que se trata de una patente creada por científicos del CSIC, de donde provienen muchos de los socios fundadores de Microviable Therapeutics.

Pero además la empresa ha lanzado la posibilidad de que congelar y guardar la propia microbiota de una persona por si pudiera necesitarla en el futuro y eso abre un gran campo de posibilidades para el desarrollo de curas de enfermedades relacionadas con las bacterias del intestino. «Es algo similar a la idea de guardar el cordón umbilical para almacenar células madre, o almacenar óvulos, el concepto es el mismo: usted guárdese la microbiota intestinal porque mañana es posible que la necesite por esas cien enfermedades que se está estudiando que pudieran tener relación con ella». La medicina ya conoce de hecho el concepto de trasplante fecal que consiste en trasladar microbiota sana a un individuo enfermo en el caso de que alguna de las bacterias de su organismo sea resistente incluso al tratamiento con antibióticos. El almacenaje que ofrece la empresa asturiana es como guardar una copia sana de la flora intestinal personal.