El traspiés de Letizia en República Dominicana

La reina casi acaba en el suelo tras poner el pie en falso a la salida de un acto

Agencias

La reina  Letizia abrió su agenda de trabajo en República Dominicana con una visita a un proyecto para mejorar las instalaciones de abastecimiento de agua potable en comunidades rurales. La reina pudo conocer con detalle el funcionamiento del programa humanitario desarrollado en la comunidad de Nueva Esperanza, en la provincia de Monte Plata, a unos 55 kilómetros de Santo Domingo. Pero su recorrido por la comunidad a punto estuvo de jugarle una mala pasada, porque saliendo de una vivienda la reina estuvo a punto de caer al apoyarse en falso sobre una piedra.

 El objetivo de la visita era poner el foco en las actuaciones que la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (Aecid) ha llevado a cabo en los últimos años en materia de agua y saneamiento en áreas rurales, una de sus prioridades en República Dominicana plasmada con 42 millones de euros en los últimos 15 años.

A su llegada al poblado, acompañada por el secretario de Estado español de Cooperación, Fernando García Casas, la reina fue recibida por el ministro dominicano de Economía, Isidoro Santana, y el síndico de Monte Plata, Jesús Contreras, en medio de una gran expectación. También aguardaban una treintena de vecinas, que brindaron a doña Letizia una ovación para darle su más calurosa bienvenida.

El proyecto, financiado por la Aecid con 120.000 euros, entró en servicio hace cuatro años para favorecer a un millar de vecinos, que hasta entonces solo disponían del agua potable que las autoridades locales les vendían dos veces al mes.«Nuestra vida ha cambiado al cien por cien. Ahora tenemos agua para beber y para el hogar», comentó Yajaria, una de las mujeres que acompañó a la Reina durante su recorrido por la comunidad, integrada en su mayoría por casas muy precarias.

El agua procedente de los pozos de la zona se almacena en dos grandes tinacos de 5.000 galones de capacidad y una vez clorada, se distribuye a diversas fuentes donde los vecinos la recogen. La llave se abre dos veces al día durante dos horas, explicó la monja Flor de María Galán, de la congregación que recibió la subvención de la Aecid.

La reina Letizia se mostró en todo momento cariñosa con las vecinas y agradecida por que le abrieran sus casas para poder conocer cómo es su día a día. Uno de esos hogares es el de Marianela, que le enseñó la lavadora que ahora puede usar gracias al suministro de agua.«Me da mucho gusto que esté usted aquí», confesó la vecina a la reina, quien tuvo que quitarse la chaqueta con la que llegó a la barriada debido al calor reinante.

Monte Plata es una de las regiones más pobres de República Dominicana, puesto que el 22 por ciento de los hogares tiene pobreza extrema. Los habitantes aprovecharon para pedir a la reina que interceda para que el siguiente paso sea asfaltar las calles, poner aceras e instalar alcantarillado en el pueblo, construido hace diez años. «Estamos muy agradecidos de que la reina haya elegido este barrio sencillo y pobre. Levanta la moral a la comunidad. Ha estado muy cercana», subrayó Galán.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

El traspiés de Letizia en República Dominicana