Las chanclas de marcas de lujo son tendencia este verano

El capricho playero supera los 200 euros

Un modelo de Prada cuesta 250 euros
Un modelo de Prada cuesta 250 euros

«I love D&G». El lema, que imita al mítico de las camisetas de suvenir de Nueva York, es el que se puede leer bien grande en unas chanclas de piscina de la marca italiana. El pequeño capricho playero supera los 200 euros. Es posible que el modelo sea de lo más discreto si se compara con otras palas con puntilla y brillantes de la firma ¿Locura? No, pasión por el exceso, por convertir lo común en excepcional. Porque las firmas de lujo se han tirado al monte, o mejor dicho, a la piscina, este verano. Si hace un par de temporadas Adidas arrasó sacando a la calle sus Adilette, las sandalias de ducha que la marca deportiva creó en los 60 para la selección de fútbol de Alemania, ¿por qué no copiar el modelo piscinero en versión deluxe? Y así las chancletas que en otra época solo usarías para ir al gimnasio se convierten en sandalias de lujo con logos gigantes que se mueven en un limbo entre lo megacool y lo hortera.

No hay firma que se libre: de Valentino a Givenchy, las marcas que parten la pana reinterpretan el clásico favorito de los guiris, calcetín blanco incluido. Entre los casos más llamativos, el de Balenciaga. La firma fue la más buscada en 2017 y sigue petándolo este año. Todo gracias al poder del georgiano que está al frente de su dirección artística: Demna Gvasalia. Suya es la versión de lujo de la bolsa azul de Ikea, la obsesión de medio planeta por las zapatillas feas y el gusto por usar de nuevo el calcetín blanco deportivo con prendas de calle.

Chanclas de Givenchy que cuestan 210 euros
Chanclas de Givenchy que cuestan 210 euros

En su obsesión por reinterpretar clásicos de la vida cotidiana, las chanclas, el calzado veraniego por excelencia, aparecen como la mejor opción para acabar complejos y dejar con los ojos abiertos al público. El resultado: unas chancletas de piscina azules con el logo de la marca en blanco y rojo que imita la imagen de campaña del demócrata Bernie Sanders en las primarias de 2016. Si alguien las quiere, su precio es de 450 euros.

Sandalias ortopédicas con velcro en Chanel, versiones hip hoperas en Off White y hasta un modelo piscinero de Gucci que rinde homenaje a los videojuegos y a las consolas SEGA. Puede que solo sea una forma de hacer negocio, de evitar una fuga de clientes -operación generación Z en marcha-, o su capacidad de llevar la moda al máximo extremo. La fórmula, por el momento, funciona: según la web The Business off Fashion, la tercera prenda más buscada en todo el mundo fueron unas chanclas de piscina de Gucci con la tribanda de la marca en verde y rojo. Un no me pises que llevo chanclas (de lujo) en toda regla.

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Las chanclas de marcas de lujo son tendencia este verano