Un test genético ayuda a detener a un violador en serie después de 12 años de búsqueda

El hombre había enviado una muestra de su ADN para descubrir a sus ancestros y la policía usó esa prueba para detenerlo


Lo llamaban el «violador de la calle Ramsey» pero durante años no tuvo nombre propio ni rostro. Se había ganado ese sobrenombre por haber abusado en esa misma avenida de seis mujeres entre 2006 y 2008. 

La primera víctima en denunciarlo por violación describió al hombre como un hombre blanco, de pelo corto, estatura media, complexión delgada y acento sureño.  Meses después, otra mujer que corría a pocos kilómetros de la misma calle, fue atacada sexualmente y su descripción del violador era la misma que la de la otra víctima. Otras tres mujeres denunciaron haber sufrido abusos sexuales en la misma zona y por el mismo hombre en 2007. En el año 2008, se conoció el último abuso del «violador de la calle Ramsey». 

Durante todos estos años la policía ha fracasado en sus intentos por detenerlo. Habían conseguido recuperar muestras de su ADN de las víctimas pero las nuestras no coincidían con ningún registro del sistema. Entonces los investigadores decidieron ayudarse de la genealogía genética. Enviaron las muestras a Parabon NanoLabs, una compañía con sede en Virginia y que ya ha ayudado a resolver otros casos graves. Gracias a esta compañía consiguieron cuatro recreaciones que mostraban cómo sería el rostro del sospechoso. Pero las imágenes no ayudaron a la policía a dar con el sospechoso.

Fue entonces, cuando los investigadores compararon la muestra de ADN del violador recogida de las víctimas con los registros y árboles genealógicos públicos disponibles en la página web GEDmatch.com.

Y así fue como tras 12 años de investigaciones, los investigadores consiguieron señalar a un hombre concreto y detenerlo: Darold Wayne Bowden era arrestado gracias a una prueba que había aportado el propio Bowden, su ADN. La muestra había sido enviada por el sospechoso en 2016 a la misma compañía, a Parabon NanoLabs, para descubrir quiénes eran tus ancestros.

«Hicimos magia con eso. Pudimos obtener su ADN, llevarlo al laboratorio criminal estatal y obtener una relación directa. Tenemos al hombre», dijo al respecto el teniente John Somerindyke. 

Darold Wayne Bowden seguía viviendo a cinco kilómetros de la calle donde abusó sexualmente de las mujeres. Ahora se enfrenta a decenas de cargos penales en relación con seis investigaciones de violación, que incluyen múltiples cargos de violación en primer grado por la fuerza, robo en primer grado y felonía. 

El sistema empleado por la policía y el laboratorio genético también ayudó a encontrar al asesino de Golden State, autor de 45 violaciones y 12 asesinatos en Sacramento en los años 70 en California. 

Valora este artículo

0 votos
Comentarios

Un test genético ayuda a detener a un violador en serie después de 12 años de búsqueda