Julia Roberts: «Llegué a pensar que no abrazaba a mis hijos lo suficiente»

MARÍA ESTÉVEZ

INFORMACIÓN

MARIO ANZUONI

Su estatus le permite elegir qué papeles interpretar. Por eso en los últimos años sus apariciones en la pantalla han sido contadas. Pero ahora regresa al cine y a la televisión

02 ene 2019 . Actualizado a las 12:57 h.

Estados Unidos vive la peor crisis de salud publica de las ultimas décadas por la epidemia de opioides que ha arrastrado a gran parte de sus ciudadanos. Hollywood narra historias pegadas a la actualidad y dos películas que se estrenan este invierno están dedicadas a la adicción a las drogas: Beautiful Boy y El regreso de Ben, ambas con posibilidades de colarse en la carrera a los Oscar. El regreso de Ben está protagonizada por Lucas Hedges y Julia Roberts. La actriz, de 50 años, regresa a lo grande este año con este filme en el que interpreta a la madre de un joven que intenta recuperarse de su adicción a la heroína. Drama inspirado en hechos reales dirigido por Peter Hedges, el padre de Lucas. Julia Roberts sigue siendo la gran estrella de Hollywood, sin embargo cuesta verla en pantalla porque la gran parte de su tiempo lo dedica a su familia, lejos de los focos y la opinión publica. En Toronto, durante el Festival Internacional de cine de la ciudad canadiense, la intérprete habló de este proyecto y de su primera serie de televisión para Amazon, Homecoming, que la han obligado a salir de su edén privado en la costa de California.

-La cinta está protagonizada por Lucas Hedges y dirigida por su padre. Un drama familiar donde tuvo que ponerse en medio de ambos durante la grabación de la película.

-Lucas estuvo dudando de si interpretar este filme porque no quería que su padre lo dirigiese. No quería vivir esa dinámica familiar que ocurre en la ficción. Pero yo le convencí. Nos entendemos muy bien, tenemos una relación muy clara y profunda, le dije que no debía dejarse intimidar por la relación con su padre. El rodaje era un universo y la realidad otro. Durante la filmación, traté a Lucas como si fuera mi hijo. Eso era lo que él quería y su padre Peter nos dio espacio para que fuera así. Ha sido un rodaje muy emocional.