Un hombre ingresa en el hospital tras inyectarse su propio semen para curar el dolor de espalda

Un irlandés se causó una infección subcutánea grave tras ponerse una dosis mensual durante 18 meses


redacción

Los médicos del hospital de Dublín no daban crédito. Cuando atendieron a un paciente de 33 años que se quejaba de un dolor severo de espalda y realizaron un examen descubrieron que tenía una extraña infección subcutánea en su brazo derecho. El paciente confesó que se había estado inyectando su propio semen por vía intravenosa e intramuscular durante 18 meses para luchar contra sus dolores de espalda. Los médicos le diagnosticaron celulitis, una infección bacteriana de la piel, y después de que se le administraran antibióticos en el propio hospital volvió a casa por su propio pie, antes de que le dieran el alta. 

Algo mosqueados por este incidente, los médicos investigaron y descubrieron que existía algún estudio antiguo, de 1945, que hablaba de los efectos de la inyección subcutánea de semen en ratas y conejos. También constataron que, en algunas ocasiones, se ha inyectado debajo de la piel en cantidades minúsculas para detectar reacciones alérgicas. Pero ningún estudio serio desvela las utilidades médicas del semen. 

No obstante, sí se ha hablado mucho de otras curiosas utilidades de este fluido, aunque cuestionadas por la mayoría de los científicos: 

 para las náuseas de embarazadas

Un investigador de la Universidad de Albania, Gordon Gallup, asegura que esta sustancia podría aliviar las náuseas de las embarazadas, que son provocadas por el rechazo del cuerpo al nuevo ser que crece en su interior. El experto asegura que si las mujeres toman el semen del padre se inmunizan contra este problema.

tinta invisible

La inteligencia británica lo utilizó como tinta invisible durante la Primera Guerra Munidal, después de descubrir que soportaba bien las pruebas para detectar los mensajes ocultos con vapor de yodo. 

Para suavizar la piel

Una empresa noruega ha sintetizado un antioxidante presente en el semen, llamado espermina, que aseguran que disminuye las arrugas, suaviza la piel y mejora el acné. Lo han incluido en alguna de sus cremas faciales

ingrediente de cocina

Pues sí, también el semen ha llegado a la gastronomía. Y fue el chef Fotie Photenhauer quien lo ha alabado por sus propiedades nutritivas y culinarias. Asegura que que su textura y su sabor dan mucho juego. Tanto que hasta incluso ha escrito un recetario.

pigmento

El arte también tiene su propio espacio entre las utilidades del fluido masculino. El artista alemán Martin von Ostrowski presentó en el museo Gay de Berlín una serie de cuadros pintados con su propio semen.

el estudio más arriesgado

Hay quien arriesga aún más. Es el caso de un estudio de la Universidad de Carolina del Norte, que se ha atrevido a asegurar que tragar semen al menos dos veces por semana puede prevenir el cáncer en las mujeres en hasta un 40%. 

Valora este artículo

1 votos
Comentarios

Un hombre ingresa en el hospital tras inyectarse su propio semen para curar el dolor de espalda