Mario Vaquerizo habla de su artrosis: «Olvido me ha cuidado mucho y también se ha desesperado mucho»

La Voz REDACCIÓN

INFORMACIÓN

El artista dice que ha perdido su forma física debido a su enfermedad

14 mar 2019 . Actualizado a las 19:48 h.

Mario Vaquerizo ha hablado sobre su enfermedad y ha contado sin tapujos cómo han vivido estos duros momentos la gente que le rodea. Olvido Gara y sus amigos también han sufrido las consecuencias de la artrosis que le ha provocado estar en reposo durante más de dos meses, según informa Europa Press. En cuanto al proceso de su dolencia, asegura que no está siendo nada fácil: «Está siendo duro, no tanto por los dolores físicos sino por lo mental, me he visto imposibilitado para hacer muchas cosas». Además, confiesa que: «He perdido mi forma física porque llevo tres meses sin ir al gimnasio pero tengo que pasar por eso, esta enfermedad es complicada pero no tanto como otras». También, ha querido explicar al detalle en qué consiste su artrosis aunque por sus palabras parece que le han dicho varios diagnósticos: «Es una artrosis degenerativa mezclada... Pero muchas veces los pobres médicos no saben diagnosticarte». Él siempre tiene una solución para todo por eso, confiesa que el mejor diagnóstico es: «El que tú sientes en tu día a día y cuando tú puedes desenvolverte por ti mismo».

El cantante sigue yendo a rehabilitación: «La recuperación a veces es más lenta debido a que por tu rutina no puedes hacer cien por cien los ejercicios». Pero como ya sabemos, el marido de Alaska es imparable y nos cuenta que tiene un nuevo entretenimiento y es que se va a México: «Ahora coincido con el lanzamiento del nuevo disco de Fangoria, me he metido en una furgoneta a recorrerme España. Me marcho a México el sábado». Además, Mario acaba de terminar el libro que tenía entre manos y pronto será la publicación.

Drama en nochevieja

Lo peor de la enfermedad ha sido el dolor físico que ha sentido durante estos meses de atrás: «El dolor es malísimo, yo lo pasé muy mal». Además, se ha desahogado contando un momento que se le ha quedado grabado en la mente porque dejo tirados a sus amigos: «Tuve que anular mi cena de Nochevieja, llamé a Topacio llorando porque quería aguantar hasta el final. Encima les dejé sin comida porque cenábamos en mi casa y tuvieron que ir a un supermercado a comprar un pollo asado». Sin duda, el marido de Alaska siempre deja espacio al humor y es un hombre que se caracteriza por su positividad a la hora ver los acontecimientos que le manda la vida. Tanto es así, que afirma que la mejor recuperación para su artrosis es el trabajo: «Tienes que ver que es una cosa transitoria, afortunadamente no son enfermedades terminales».