Carlos Lozano, el mayor rival de Isabel Pantoja en «Supervivientes»

El presentador tiene como único objetivo sacar de quicio a la tonadillera en la isla. Carlos Sobera terminó por reprenderla al acusar a su compañero de «maltrato»


Redacción / La Voz

Isabel Pantoja está eclipsando (con ayuda de Carlos Lozano, claro está) al resto de los concursantes de Supervivientes. Era de esperar que, con semejante desembolso económico (se habla de 80.000 euros a la semana y un contrato en exclusiva de dos millones de euros), Telecinco exprimiese hasta la última gota del paso por el reality de supervivencia de Isabel Pantoja. Pero es cierto que la estrategia de Carlos Lozano (que fue la misma que usó en GH VIP le hizo colarse en la final del programa), le está viniendo muy bien a Supervivientes. La organización no da puntada sin hilo, y al configurar los equipos ya sabía que la mezcla entre Mónica Hoyos, Carlos Lozano, Isabel Pantoja y las hermanas Encarna y Toñi Salazar iba a dar sus frutos. Y tanto que los está dando. Si primero hace unos días Isabel Pantoja tuvo que ver en un vídeo como las Azúcar Moreno la acusaban de diva y altiva, el mal rollo con Carlos Lozano comenzó desde el minuto uno de llegar a playa pirata. 

En los últimos días la situación terminó por estallar. Isabel Pantoja, en un enfrentamiento continuo con Carlos Lozano, que ha acusado a sus compañeras de vagas, entre otras lindezas, terminó con amagar con abandonar la isla. Porque lo que se vio ayer en Tierra de Nadie, que presenta Carlos Sobera, fue precisamente eso, un amago. Pese a que Mediaset anunciaba al mediodía que Isabel Pantoja había sido evacuada junto a las Azúcar Moreno y que amenazaban con abandonar, pocos se creyeron que la cosa fuese a más. Y es que según apuntan algunos medios, Isabel Pantoja habría firmado un mínimo de permanencia en la isla de Honduras de seis semanas (al menos para que la cosa le rente a Telecinco, como ya le está haciendo en las menos de dos semanas que lleva allí). Y lo cierto es que las cifras de audiencia respaldan la decisión de Mediaset de su millonario fichaje: es líder de audiencia con cada gala y ha conseguido que el paso de Tierra de Nadie a Cuatro sea un éxito. Si el pasado martes fue líder de audiencia, el programa de ayer volvió a coronarse con un 21,4 % y 2.429.000 de espectadores. Unas cifras impresionantes teniendo en cuenta la media del canal, que el pasado mes de febrero marcó un mínimo histórico con un discreto 4,8 % de cuota de pantalla.

Carlos Lozano a Isabel Pantoja: «Vete a una residencia, te crees que eres la más grande y para la más grande, Rocío Jurado»

Así que de momento Isabel Pantoja se queda en Supervivientes. Ya lo decía en su entrevista con ¡Hola!: «Soy una superviviente de la vida», pero ayer casi lo olvida. Antes de que se supiese que la tonadillera se quedaba en el reality, los fans del programa pudieron ver lo que realmente había ocurrido entre la tonadillera y Carlos Lozano. Todo comenzó por un arroz, que Chelo García-Cortés, líder tras ganar el domingo la prueba de apnea, quería hacer antes de que subiese la marea, alegando que casi no tenían comida y que de lo que les quedaba (un coco y una piña), Isabel Pantoja no comía piña. Un drama. Carlos Lozano les dice que les da igual pero el también come cosas que no le gustan y la cantante le recrimina que se «está hartando» de almendras. «Lo que no se puede hablar es desde la ignorancia», le responde el presentador. Y ahí ya se montó la bronca. «¡Ignorante tú!», le responde Isabel Pantoja. «Me he comido cuatro almendras y si tú tienes dos piernas para estar en la tierra, vete a por ellas», continua un Carlos Lozano que, para que negarlo, saca de quicio a cualquiera. «Tú eres igual que todos, quítate los galones que aquí no valen», le sigue recriminando el presentador. Porque sí, Isabel Pantoja ha ido a Supervivientes pero lucha (sin saberlo) con las continuas acusaciones de trato de favor que algunos ya han denunciado incluso antes de irse a la isla, y con la tensión de otros compañeros que la acusan de ir a la isla con una actitud de diva. Carlos Lozano prosiguió con su acoso y derribo, tachándola de mandona y diciéndoles a todas sus compañeras que estaba deseando cambiarse de grupo o irse directamente a su casa. «¡La olla aquííííí!», imitaba a Isabel Pantoja, para después añadir: «No aguanto ni tu voz, ni tu acento, ni tu rollo». La tonadillera no se quedaba atrás. «Con mi acento no te metas que te estás metiendo con Andalucía y te crees que eres modelo todavía», atacaba. «Falsa, mentirosa. Vete a una residencia, te crees que eres la más grande y para la más grande, Rocío Jurado», le responde Carlos Lozano. Ahí, atacando donde más le duele. Carlos Lozano siguió imitándola, mientras Isabel Pantoja le llamaba «estúpido». 

Pero la cosa no acabó ahí. Mientras Isabel Pantoja se reafirmaba en su punto de vista con las Azúcar Moreno y una Chelo García-Cortés que le terminó llamando «chulo piscina» al presentador, la tensión fue en aumento. Por su parte Carlos Lozano repasaba con Mónica Hoyos (con la que ahora parece ser muy amigo después de llamarse de todo en los platós).

Isabel Pantoja: «Con mi acento no te metas que te estás metiendo con Andalucía y te crees que eres modelo todavía»

Los cangrejos que cogió la presentadora peruana terminaron por hacer saltar por los aires la frágil paz de la playa. Carlos Lozano les recriminaba que habían puesto verde a Mónica Hoyos (que casi parece parte del decorado de la isla, como ya ocurrió en otros realities), e Isabel Pantoja se defendía diciéndole «peor la has puesto tú» lo que hacía que Carlos Lozano explotase: «No me hables de mi familia que te puedo sacar mucha mierda que tienes tú». «A mi tú no me mandes callar», le respondía la cantante, un tanto perpleja por la reacción de un Carlos Lozano fuera de sí, que continuaba su estrategia de sacar de sus casillas a Isabel Pantoja, aunque le cuesta porque no entró al trapo de las provocaciones como él esperaba. 

Así que tras estas discusiones Isabel Pantoja le aseguraba a Aneth (con la que parece que se ha reconciliado ya) que Carlos Lozano tenía a ella y a sus compañeras de convivencia «machacadas y martirizadas psicológicamente». «Yo vengo perfecta de mente y este no puede conmigo. Yo me voy porque gracias a Dios tengo para vivir y aquí había venido para cumplir el sueño de mi vida. Pero así no», le decía la tonadillera. «Me voy, en cuanto llegue la barca me monto en ella», les decía a Encarna y Toñi Salazar, que también se apuntaban a la escapada junto a la tonadillera. «Que nos lleven donde están nuestras maletas», decía Isabel Pantoja. Incluso se despedía de Chelo García-Cortés, que quedaba hecha un mar de lágrimas. Realmente parecía que se iban, pero nada más lejos de la realidad. La organización de Supervivientes las llevó a la cabaña presidencial para que reflexionasen. «Yo creía que venía a Supervivientes no a un programa de peleas», decía la tonadillera. 

Tras unas cuantas horas separados, ya que a Carlos Lozano lo castigaron enviándolo junto a Loli Álvarez y prohibiéndole hablar, los concursantes se reagruparon en la playa de nuevo, aunque no tendrán que convivir con el presentador, desterrado a la plataforma. Pero antes Carlos Sobera puso firmes a Isabel Pantoja y a Azúcar Moreno, recordándoles en qué consistía el programa (al igual que ya había hecho Jordi González con Violeta el domingo). 

«Llevamos dos semanas sufriendo mucho, verbalmente. Es un maltrato psicológico horrible y he venido a Supervivientes para sobrevivir: para pescar, pasar frío, para no comer en tres días como llevo, pero no para aguantar un señor que diga lo que le de la gana. Que quede claro: yo no voy a abandonar hasta que no me nominen y me expulsen. Lo que no quiero es vivir con ese señor, no quiero ni respirar el mismo aire. Llevo seis días sin mirarle a la cara porque le molesta mi acento. Eso es meterse con Andalucía. Soy gitana y no lo voy a consentir», aseguraba Isabel Pantoja.

Pero Carlos Sobera se mostraba muy firme. «En las horas previas a este discurso sí querías abandonar. Esto no es solo supervivencia, sino convivencia. Hay personas que pueden tener una estrategia, como Carlos Lozano», le recordaba. «Se puede tener estrategia, pero no insultar. Pido a la audiencia que a este señor se lo lleven porque nos hace la vida imposible. Yo no quiero abandonar», proseguía la tonadillera. 

«Permíteme que aleje la palabra maltrato de esto, que es otra cosa», le decía el presentador para evitar cualquier tipo de polémica con un tema tan serio. Y le recordaba a Toñi Salazar: «Es importante que os tranquilicéis y no volváis a usar como estrategia de juego la amenaza del abandono porque eso os perjudica. La audiencia se puede cansar». Pero Carlos Sobera tenía recados para todos y también advertía a Carlos Lozano: «Nos da la sensación que estás usando la estrategia de chinchar».

Isabel Pantoja: «Soy gitana y no lo voy a consentir»

Y tras el drama llegaba el momento de las confidencias, que también ha protagonizado Isabel Pantoja. Entre risas les decía a sus compañeras de equipo que le gusta alguien, pero aclarando que no se trataba de ningún concursante de Supervivientes, tras su coqueteo con Colate, al que invitó a dormir en su cama (un privilegio que ganó gracias a la audiencia y que el público ha decidido que puedan compartir lecho). «Es que ya me gusta, y además lo sabe», explicaba. 

Comentarios

Carlos Lozano, el mayor rival de Isabel Pantoja en «Supervivientes»