¿Por qué se meten ahora con Máxima de Holanda?

Martín Bastos

INFORMACIÓN

PATRICK VAN KATWIJK

La polémica originada en el G20 de Japón entre la monarca holandesa y el príncipe Saudí, Mohamed Bin Salmán, hizo bajar la popularidad de la reina

05 jul 2019 . Actualizado a las 15:30 h.

Mi reina consorte favorita, Máxima de Holanda ha sido recientemente muy criticada por su reunión con el príncipe heredero de Arabia Saudí, Mohamed Bin Salmán. El encuentro tuvo lugar durante la cumbre del G20, en Japón, donde Máxima acudió en su cargo de defensora especial de Naciones Unidas para la Financiación Inclusiva y habló con el príncipe heredero saudí sobre cómo mejorar la posición económica de las mujeres en Arabia Saudí.

El problema surge supuestamente porque la monarca holandesa y el saudí no trataron el tema del asesinato del periodista Jamal Khashoggi. Agnès Callamard, la relatora de Naciones Unidas que investigó su muerte y autora de un informe sobre el caso Khashoggi, que revela la responsabilidad de los más altos estamentos de la jerarquía saudí en este crimen, criticó duramente a la reina, porque considera «incomprensible» que no se planteara el problema, y explicó que «una cosa es reunirse con este hombre y otra cosa es mantener silencio. En este tema, el silencio es igual a complicidad».

No entiendo muy bien tanta crítica, aunque reconozco que no soy precisamente objetivo con Máxima, la única reina capaz de reciclar un vestido de hace 13 años poniéndole complementos actuales y hacer que sea un acierto.