Un viejo televisor dejaba sin banda ancha a todo un pueblo de Gales

Durante 18 meses uno de los vecinos encendía la tele a diario a las 7 de la mañana sin saber que una interferencia eléctrica dejaba sin conexión al resto de los habitantes


En el pueblo galés de Aberhosan, que se encuentra en el área principal de Powys, llevaban 18 meses sufriendo cortes de banda ancha sin conocer el motivo, hasta que un grupo de ingenieros ha descubierto que el problema era el televisor antiguo de uno de los vecinos. Uno de los habitantes de Aberhosan encendía cada día a las 7.00 de la mañana su televisor de segunda mano sin saber que la interferencia eléctrica emitida por el televisor afectaba a la señal de banda ancha del resto del pueblo, como informa Europa Press.

Tras un año y medio sufriendo cortes de banda ancha, un grupo de ingenieros de Openreach, que mantiene los cables telefónicos, conductos, gabinetes e intercambios que conectan casi todos los negocios y hogares de Reino Unido a la red telefónica y de banda ancha, comenzó una investigación y no descubrieron el problema hasta que emplearon un dispositivo de monitoreo. Los ingenieros fueron por el pueblo con un dispositivo llamado analizador de espectro con el fin de buscar cualquier «ruido eléctrico» que les ayudara a identificar el problema. «Nuestro dispositivo detectó una ráfaga de interferencia eléctrica en la aldea», afirma el ingeniero Michael Jones, según ha recogido la cadena británica BBC. «Resultó que a las 7 horas todas las mañanas el habitante encendía su televisor antiguo que, a su vez, dejaba fuera de servicio la banda ancha para todo el pueblo», añade.

El dueño del televisor ha prometido no volver a utilizarlo y ahora el pueblo galés cuenta con una señal de banda ancha estable. Los televisores antiguos no son los únicos dispositivos que pueden provocar problemas de banda ancha, ya que cualquier cosa con componentes eléctricos, como luces exteriores o microondas, pueden ser la causa de cortes de banda ancha, como señalan los ingenieros.

Comentarios

Un viejo televisor dejaba sin banda ancha a todo un pueblo de Gales